Posteado por: Diego Grillo Trubba | 19 mayo, 2008

Sonia 13: La vida color de Ulises

Sábado 19 de abril.

Sonia 13 llega a las 9 y media. Bajo a abrir. Ulises, cuando me ve, gruñe. Sonia 13, por suerte, sonríe.

-Me retrasé, disculpá -dice.

Subimos. Apenas entramos al departamento, ella me manotea el paquete, se arrodilla.

-Estoy medio apurada, pero me encantaría hacerte un petito.

Petito, potito. Esto se está haciendo monótono. Para peor, con diminutivos.

Sonia 13 rodea mi pija enhiesta con sus labios. Succiona. Cierro los ojos. Al abrirlos, veo a Ulises que, sentado cerca nuestro -yo estoy con la espalda contra la pared del comedor-, observa. Jadeante, observa.

-Pará -digo.

Separar a Sonia 13 de mi pija no es fácil. Tiro con suavidad primero, luego con un poco más de fuerza.

-Hoy estás como loco, qué lástima que no podemos… -dice Sonia 13, con la cabeza de la pija apoyada sobre su labio inferior, con lo que se escucha algo así como hog egtag gogo gogo, etc, etc.

-No, digo que no -digo.

Ella mi mira, arrodillada. La pija ya no en su boca. En su mano. Pajea con suavidad.

-No, dejá, si no tenés tiempo dejá.

-Pero Elemental…

-No importa -digo, mientras me subo el pantalón.

-Pero te juro que me gustaría, Elemental.

-No te preocupes, en serio.

Poco después, Sonia 13 se va.

Ulises queda, claro.

***

Ulises gruñe.

-Te compré un regalo -digo.

Ulises mira. Ve el paquete que saco del placard. Le muestro el bucito que le compré. Un bucito para perros. Azul, borde rojo. Lo compré sobre Florida, lo vendían en la calle y me dije “es para Ulises”.

Mientras se lo acerco, temo que sus fauces ofendidas engullan mis manos. Pero no. Se lo deja poner. Lo más difícil es pasar las patas delanteras por los agujeros. Una vez que completé la operación, me alejo unos pasos y lo miro.

Ulises mueve la cola.

***

Por la noche, vemos un capítulo de Los Soprano. Ya la vi, pero estoy volviendo a verla. La idea surgió cuando me di cuenta de que la cabeza de Ulises me recordaba a la de Tony Soprano. Creo que él se da cuenta del parecido, porque mira la serie sentado junto a mi sillón.

Mientras, comemos pizza. Calabresa. A Ulises parecen gustarle mucho los pedazos de longaniza.

***

Por la noche, siento un peso en las piernas. En medio de la penumbra, entreabro los ojos y miro hacia abajo: Ulises se subió a la cama y apoyó su cabeza sobre mis pantorrillas.

Luego, ambos seguimos durmiendo.

Anuncios

Responses

  1. o sea que te coges a la dueña, pero estas de novio con el perro? esto es la famosa transferencia de la que hablan los psicologos?
    Saludos
    A.

  2. La señal es clara!
    Bota a la chica y quédate con el perro.
    Duerme contigo y le compras prendas de vestir.

    Muy lindo.

  3. Me gusta que Ulises al final se haya encariñado contigo, eso quiere decir que eres buena persona y que está agusto contigo. Eh!, nunca lo puse en duda!. Me joroba tener razon y decírlo pero…TENIA O NO RAZON!!??, jajajaja. Por lo demás, veo que la dependencia hacia Sonia13 la vas superando. Me alegro por ti y sobretodo por tu cabeza!. UN besin

  4. De acuerdo con xulis82. Si el perro te quiere, eso habla bien de vos.
    Al menos hay algo de dulzura en esta historia de Sonia 13.
    Move on, Elemental!!! (y ojo que no soy Sonia 01, Dios me libre!)

  5. ves?? cada post confirma mi idea de que es mejor el perro que la… mujer esa… jajaja.
    Animo Elemental!!

  6. Muero de amor!!!!! si!! quedate con Ulises! y le compraste una pilchita!! snif…
    Por dió! ya me iba a poner a estudiar y se me ocurrió abrir el blog para ver si había novedades ¡fuck! no me voy a recibir más! 😦
    Me conmoviste mucho, Elemental. Los perros son lo mejor.

  7. Tana, podría, no?
    MM, gracias por el consejo.
    Xulis, gracias.
    Gisela, gracias.
    Artemisa, gracias por el ánimo.
    Tulip, los perros son lo más.

  8. GOOD FOR YOU!!! Quedate con el perro que te va a hacer mejor compañia que sonia 13 (de hecho esto ES así, no?)

    Además me parece que la mina ya esta haciendo todo medio forzado…como la excusa para dejarte al perro y listo…no sé…

  9. No podía ser de otra manera, sabía que te ibas a encariñar con el perro.
    Es tierno. 🙂

  10. Buenísmo que hayas podido decir que no! Felicitaciones!! Me mató la escena donde le pusiste el sweater al perro!! jaja!!!

  11. Aldana, ¿te parece?
    Margot, una visionaria.
    Singer, gracias.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: