Posteado por: Diego Grillo Trubba | 3 marzo, 2008

La peor cita de tu vida: Luna

Fue para el mundial, mirábamos los partidos de Argentina en un bar con amigos  y la vida, el destino o vaya a saber qué demonios me regaló ese encuentro.
Fue un flash! amor súbito! El hombre más hermoso que conocí en mi vida!
Si, una va acuñando durante su existencia un ideal de hombre que es bastante difícil de encontrar luego, pero él estaba ahi, en frente mío, acariciándome con la mirada, tratando de acaparar mi atención y desde ese momento comenzamos a salir.
En realidad, nunca creí que estar enamorada pudiera ser algo tan maravilloso, no salía de mi asombro; en tanto pasaban los días compartidos, tanto mejor se ponía todo.
Pero, como era de suponer la sorpresa venía por partida doble: en unos 15 días partiría becado al exterior.
Fueron largos meses de mails, chats, llamadas extensísimas a través de lo cual manteníamos vivo ese sentimiento que, como un volcán en erupción, iba creciendo y creciendo dentro mío.
En diciembre de ese mismo año tiene la oportunidad de viajar por unos pocos días para pasar las fiestas con su familia, que para esa fecha lo esperaría reunida en su ciudad natal.
El plan era simple: llegaba un día a la mañana a Ezeiza pasabamos el día juntos y por la noche partía para encontrarse con su familia. Luego de las fiestas pasaríamos unos días juntos antes de su partida.
Dos días antes de su llegada me llama para avisarme que llegaría un día antes de lo previsto, o sea al día siguiente!!!
En ese mismo llamado me pide que cambie la reserva de mi viaje. La empresa de transportes me informa que solo tienen un servicio que llega a las 7 de la mañana!!!! igual lo acepto.
O sea que me encuentro al día siguiente en Ezeiza a las 6.45 de la mañana esperando un vuelo que llegará alrededor del mediodía. Estimé que eso era solo un detalle, igual estaba feliz y nada iba a arruinarme ese día.

Llega el vuelo, espero … no lo veo arribar, hasta que por allá a las perdidas aparece. Se asombra cuando me ve, “pensaba que no ibas a poder llegar, (me dice como recibimiento) acompañame a comprar trajetas para mi teléfono que me quedé sin crédito
Conseguimos un remisse y me pidió que lo acompañe primero a aeroparque a cambiar su pasaje y asi hicimos. Durante el viaje, charlamos de cosas sin importancia.
Llegamos a la ventanilla de la aerolínea y el empleado le informa que como excepción, y debido a los problemas que traen las fiestas con los vuelos y bla bla bla, en el día de la fecha el vuelo saldría a las 14 hs. Sino tendría que esperar hasta el otro día. Y que si bien no había más pasajes, podía tomarle la reserva condicional; si algún pasajero desistía de su vuelo, él podía tomar su lugar.
Y EL TIPO ACEPTA!!!!! Y DESPACHA EL EQUIPAJE!!!!! y me dice como si nada “quedan 40 minutos para abordar, te invito un café
Yo, para ese momento estaba muda, no sabía si realmente estaba viviendo eso o era una película bizarra y barata. No podía articular palabra, no podía hilvanar pensamiento ni frase coherente. El, como si nada, como si no hubiésemos planificado el encuentro, como si yo fuera una conocida circunstancial que se encontró al arribar al aeropuerto.
Durante el café hablaba de si mismo, de sus planes, proyectos y logros; de lo interesante y valiosa que era su vida y lo genial aunque difícil que seria en el futuro. Yo muda.
Llega la hora de ir al sector de embarques, me pide que lo acompañe, lo hago. Yo muda
No te vayas todavía (me dice) que si no puedo abordar te llamo por teléfono” y se despide con un beso en la mejilla. Yo muda.

Salgo de ahí rapidísimo, necesito respirar, estoy ahogada, no puedo creer que esto esté ocurriendo, quizá el contacto con el aire me despierte de esta pesadilla. Encuentro un rincón medio desolado, me siento en el piso, me acurruco, abrazo mis piernas y apoyo la cabeza en mis rodillas, tal vez para no sentirme tan sola, tan desolada, tan abandonada. Siento un huracán que quiere estallar dentro de mi, que me oprime, me quita el aire y respiro con dificultad. Siento como un mundo entero se desmorona a mi alrededor.
Se acerca un policía con cara de preocupado, me pregunta si me siento bien, si quiere que llame a una emergencia. Estuve tentada en gritar “Detenga ese vuelo, por favor! Un hombre se lleva algo que es mío, me ha estafado!!” Pero ¿Cómo iba a probarlo? si la justicia solo opera sobre bienes tangibles, materiales y a mi ni lágrimas me salían. Opté por tratar de sonreírle y balbucear un “estoy bien, gracias

En eso suena el teléfono: “hola, soy yo. Mirá, hay lugar asi que me voy en este avión nomas” yo muda “Gracias por este ratito” y recién ahí salió de mi boca un murmullo que sonó en mis oídos como una letanía  “bueno, chau“.

Anuncios

Responses

  1. ¿lo volviste a ver?. Tu situación también duele y mucho, te comprendo un poco.

    Saludos.

    🙂

  2. Elemental: al finalizar los relatos de la peor cita de tu vida, pienso que sería excelente que hicieras un breve resumen de las citas, así como el que tienes de las sonias. Con el nickname y con un dato que nos haga recordar a cuál corresponde con la intención de poder votar por la que consideremos mejor.

    Saludos.

    🙂

  3. Qué cita más horrible…

  4. Yo tambien quisiera saber que paso despues de eso? le volviste a ver? hablaron de lo mal que se porto?
    Que patán!

  5. Rayuela: si, al cabo de un tiempo nos volvimos a ver, pero ya nada fue lo mismo.

    Romina: La sensación fue de abandono y creo que es una de las peores cosas que nos pueden hacer sentir

    Elemental: Gracias por brindarnos este espacio

  6. Triste historia mi preciosa amiga. Es como mi día de silencio triste. El abandono es algo horrible, pero es más horrible el ego. Siempre hablar de uno sin que nos importen los otros, por eso me quedo con mi Soledad.

  7. Auch!
    Me dolió eso. Espantoso.

  8. Micieloazul: Si hablamos, se disculpó.

    Jems: Mi amigo es el poseedor del mayor ego del mundo, pero creo que es más lo que lo perjudica que lo que lo ayuda

    Ayoweenn: tu lo has dicho

    Elemental: estoy abusando de tu hospitalidad?

  9. Decime al menos que ese avion se hizo mierda contra las torres gemelas…

  10. que horror!! lo mato! si q duele!!

  11. Mariano el avión llegó a destino y el se encuentra en perfecto estado de salud, a´n actualmente

    Lup si, exactamente esas eran mis ganas

  12. Qué espanto!!!! Qué momento horrible!

    Lo que creo es que allí faltó una conversación sincera, aunque sea con el tiempo tendría que haberla habido.

    Puede pasar que alguien se desencante o la inmadurez afectiva de lugar a este tipo de situaciones a veces, pero no se puede no decir nada.
    Ponele que el se dio cuenta que la distancia infló las cosas y no había amor…
    Quedó una disculpa , una charla, algo.

    Un beso y espero que tu presente sea mejor!!!!

  13. Jaja. Qué mal.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: