Posteado por: Diego Grillo Trubba | 27 febrero, 2008

La peor cita de tu vida: Curiosa

Venía de relaciones insanas, equivocadas. Había decidido que nadie más que no me cuidara, que nadie más que no se ocupara, que nadie más que no me quisiera, iba a tocarme un pelo. A la distancia, suelo llamar aquella época, como la época de desintoxicación. Duró un par de años y unos meses. Todo ese tiempo sola. En mi haber, había varios novios, algunas relaciones, y solo dos amores, que no fueron noviazgos. El primero, una historia de un mes y medio, con un duelo de más de un año. El segundo, un tipo comprometido (con otra) que había dejado mi autoestima por el suelo. Quería empezar de nuevo. Y necesitaba soledad. Algunas amigas lo entendieron. Otras no. Mi amiga no. Me llama y me dice: – Mi jefa tiene un amigo soltero para presentarte, es ideal para vos.

  • No quiero conocer a nadie.
  • Date la oportunidad.
  • Me la estoy dando.
  • Mi jefa le dijo, y se re copó con conocerte. Te va a gustar.
  • Lo conocés?
  • No.
  • Como sabés que es ideal para mí?
  • Porfa, es amiga de mi jefa, no me hagas quedar mal.

Mis otras amigas opinaron. “Cuando no buscás a nadie, aparece. A lo mejor es este, el hombre de tu vida”. “Si no te gusta, qué perdiste?, una salida, nada más”. “No hace falta que pase nada. A lo mejor pueden ser amigos”.

A mí sólo una cosa me preocupaba: ¿como llegó mi amiga a hablar con su jefa sobre mí y mi soledad?. ¿Qué imagen estaba dando?.

Acepté. Estaba en época de desintoxicación, trabajaba en casa, y rara vez salía, eso se traducía en poca producción, poco cuidado personal, poca ropa canchera. Me vestí con lo más presentable que encontré, un jean, una remerita color pastel, y un spenser que usaba en mi época de oficinista. Prolija. Pero con poca onda. El pelo, un desastre. Hacía siglos que no me cortaba las puntas, ni le daba un marco moderno a mi cabellera. Me calcé dos hebillitas como cuando era colegiala, y salí.

Fui. En una esquina esperaba mi amiga, su novio, su jefa, y dos muchachos. Uno, el marido de la jefa de mi amiga. El otro, el candidato. Ningún indicio de quién era quién. Puse el ojo, como solía suceder en la época anterior a la de desintoxicación, que llamo época oscura, en la persona equivocada. Juro que hasta mitad de la noche, no me di cuenta de que el muchacho que traían para que se fijara en mí era aquel hipon, cuasi mudo, por lo menos cinco años menor que yo. Me habían dicho que me iba a gustar. Y a mí me gustaba el otro. Desplegué toda la simpatía de la que era capaz en el hombre equivocado, y nadie se dignó a corregirme. Hasta que la jefa de mi amiga le preguntó al hipon cuasi mudo, del que no recuerdo su nombre, cómo le había ido en su último viaje. ¡¿Cómo?! Esa no es una pregunta que hace una esposa a un esposo.

Por supuesto, no dije nada. Mi amiga nunca supo.

Sólo me preocupaba una cosa. ¿Qué le habrá dicho mi amiga a su jefa para que juntas decidieran que ese chico del que nada me gustaba era el ideal para mí? ¿Cuánto me conocía mi amiga?

Al otro día, llamó mi amiga para disculparse, el muchacho en cuestión había dicho, según la jefa de mi amiga, que habrá querido matizar la frase, y según mi amiga, que también habrá hecho su aporte para suavizar, que yo era linda, pero muy mujer para él.

Desde entonces, sólo me preocupa una cosa… ¿qué habrá dicho realmente de mí para que la mejor traducción que encontraron fue sea que soy “muy mujer”. ¿Habrá sido el spencer?

Luego de esa época, vino la época (que solo incluyó un noviazgo) que llamo época de transición, en la cual apareció ese hombre que se ocupaba, me cuidaba y me quería, pero no llegaba a llenarme… Creí que podía conformarme. Pero tampoco. Igual sirvió… me estaba preparando para esta nueva época. La época del verdadero amor. Mutuo. Sano. Indescriptible.

Anuncios

Responses

  1. Me gustó, me gustó Curiosa.
    Muy interesante la clasificación: relaciones, noviazgos, amores. Si hubo amores es dificil quedarse con menos que eso.
    ¿El spencer oficinesco qué era?¿un “saquito”?

  2. Muy bien escrito! Y me hizo reir mucho pensar en que hayas estado mirando al tipo que no era durante toda la noche!
    Además, que presión que haya sido salida de a 6, aunque sea piola cuando no tenés nada en común.

  3. pregunto en este porque …. bueno, porque si:
    como es eso elemental de una sonia en tiempo real????
    o la chica se llama Sonia de endeveras, o ya le ves destino de sonia y la aguantas de masoquista o solo para publicarlo; o puede llegar a torcer su destino de sonia?????
    como es eso???
    saludos

  4. Ahh, me encantan los finales felices.

  5. cuanta serenidad la del final… q lindo

  6. Ay, el final me puso contenta….

    Pero no es la peor cita.

  7. He llegado a tu blo curioseando sin rumbo fijo.
    Me encanta.
    Te enlazo, si no te importa.

  8. Para mí que dijo que eras muy vieja 🙂

    La historia, muy divertida y muy bien escrita.

    Esperemos que la jefa de tu amiga no se haya dado mucha cuenta de que el que te gustaba era su marido.

  9. Me gustó el relato….
    Me gustó el final.
    Felicidades!

  10. Tienen razón… suavizaron las cosas diciendote que eras muy vieja!! Y no es por quitarle mérito a tu amiga, pero una “amiga” no anda de chismosa contándole la vida privada a su jefa de su amiga!!!

    En fin…. me ha gustado el final…

    Abrazos desde mi cielo!

  11. Gracias a todos por los lindos comentarios.
    Y a Elemental por el espacio.

    El spencer no era un saquito, era como un blazer pero a la cintura… feo.
    Y sí, puede ser que “muy mujer” haya sido la manera que encontró mi amiga de traducir: “muy vieja”.

  12. Las citas a ciegas y las citas via msn no funcionan.
    esta comprobado.

  13. Por ahí quiso decir solamente más madura, o “con intenciones más serias” (como si uno lo pudiera adivinar desde un primer momento).
    “Muy vieja” suena bastante chocante y no te conozco, pero creo que alguien diga algo así en una cita planteada con buena onda.

  14. Tu historia tiene un aire de deja-vú…algo así como”esto lo vivi”…lo de “muy mujer2 es una frase que tampoco me cierra. En todo caso de loq ue se trata es de que algo muy complicado está pasando…o quizás demasiado simple. Narciso es rey y solo hay espejos.
    un abrazo

  15. Ahhhh, pasa??!

    Un saludo desde, acá, “La Epoca Oscura”

  16. Curiosa,
    muy buen relato, el momento del encuentro, los dos hombres, la vista puesta en el tipo equivocado, el silencio del hipón… Me encantó todo!
    Pensé lo mismo que varias…qué mierda es un spencer??? Qué otro complemento de la moda desconozco?
    Coincido con otras mujeres en afirmar que con “muy mujer” quiso decir muy mayor para mí, más certezas tengo cuando describiste qué es lo que era un spencer.
    Pero bueno ya no importa, por el calmo final se entiende que lograste desintoxicarte de los romances turbulentos. Enhorabuena!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: