Posteado por: Diego Grillo Trubba | 17 enero, 2008

Sonia 00: Efecto dominó

Jueves (cont.).

Cual escritor de recursos limitados, uno atraviesa la vida sólo en primera persona. Creo que la cámara subjetiva, en el cine, la debe haber inventado alguien que se percató de eso: ¿por qué corno vemos en la pantalla las cosas desde afuera, con cierto orden, cuando en verdad lo que vemos en nuestras vidas es un campo limitado e incomprensible? Uno mira con esa cámara subjetiva, se pierde buena parte de la película (todo lo que ocurría entre el Alemán y Sonia 00, por ejemplo). ¿Cómo sería una película de guerra narrada en cámara subjetiva, cómo se entiende una batalla, un holocausto, desde la mirada de un tipo de a pie? De ser así, el espectador -que ve sólo lo que el protagonista-, sólo sospecharía la muerte, las bombas, los tanques, los aviones. Orson Welles trató de narrar un policial con cámara subjetiva: fue un fiasco. Uno sólo vería la desesperación de alguien que desea simplemente sobrevivir y no tiene demasiada idea de lo que ocurre.

Como yo ahora.

Me tranquilizo. El Flaco dice:

-Flor de hijo de puta, el Alemán. Y esta mina…

-Es chica -intento una amnistía para Sonia 00.

-Sí, puede ser.

Poco después, llega el Chancho. Ya no lloro, ya fui al baño a lavarme la cara, pero está el tema de mi puta cara transparente. Me mira, mira al Flaco. El Flaco se levanta, le dice algo que no alcanzo a escuchar. Salen de la oficina. El efecto en cadena ha comenzado.

Se repite cuando llega el Chapa, cuando llega el Tanguero.

Se miran, se hacen alguna seña, y salen. Y yo me quedo sentado ante el monitor. No hago nada. En la administración pública uno nunca hace nada, pero hoy menos. ¿Cómo es menos que nada? Buena pregunta. Digamos: estoy sentado ante el escritorio, en el monitor el salvapantallas, mis manos entrelazadas con las dos rodillas que las aprietan. ¿Mi boca babea? No, creo que no.

El Chancho, el Chapa, el Tanguero me palmean la espalda y no dicen nada.

De la oficina de al lado, la primera en llegar es la Nena, luego Voz Nasal, luego la Creyente. Como siempre, a medida que llegan entran en mi oficina para cargar agua caliente del dispenser, y mientras lo hacen sueltan su buen día, tan extemporáneo en esta ocasión. De mi parte reciben un tibio buen día, de mis compañeros también. Al menos la historieta no se filtra a la oficina de al lado, pienso. Pero llega Sonia 00 -no entra en mi oficina, pero la escucho-, y escucho tras las paredes los cuchicheos.

Ya está: soy el tipo más pusilánime del piso, del edificio todo. Si en la Secretaría sólo trabajan seres patéticos, me acabo de convertir en el premio honoris causa al patetismo, por mérito propio.

Cada persona que me cruzo -cuando voy al baño, por ejemplo- me observa. En esos ojos hay algo. No sé bien qué, pero algo. No se trata de vida inteligente, de señales de raciocinio, tampoco es para tanto. Pero es algo.

Entra mi jefe, a quien detestamos, a quien despreciamos, nos saluda. A mí me palmea la espalda.

Mierda.

La mañana transcurre así, por lo menos hasta que Sonia 00 se asoma por la puerta y me dice:

-¿Bajamos?

Y luego dice:

-Tenemos que hablar.

Abro la boca. Al pedo, pues no puedo emitir sonido alguno. Miro los otros escritorios. El Flaco, el Chancho, el Tanguero y el Chapa trabajan. Prueba incontrastable: acá nadie trabaja, por lo que están simulando, por lo que están pendientes de lo que está por ocurrir, por lo que esperan mi respuesta.

Entonces le digo a Sonia 00:

-Sí, bajemos.

Y le digo:

-Sí, charlemos.

Y el resto simula trabajar.

Anuncios

Responses

  1. Muy bueno, me gustó mucho. Me gustaría tener tus limitaciones de recursos para escribir.
    un abrazo

  2. Cada vez más visual Elemental, en breve vamos a empezar a pedir la película…
    material te sobra!

  3. Fedet,

    gracias.

    Luzceleste,

    sí, y que la dirija John Carpenter.

  4. Qué miedo de que esta historia se complique más…

  5. No creas que sólo en las oficinas públicas la gente simula trabajar.

  6. Mmm… yo pensaba más bien alguien onda Cassavetes o mejor aún Linklater. O para no complicarte con la traducción Stoll (el director de Whisky y 25 watts.)

  7. Adoré como describiste la mirada subjetiva en la primera parte. Uno mira con cámara subjetiva, y unas veces más inconscientememte que otras, nos perdemos buena parte de la película. Que tema, no?
    Bueno Elemental, si la novela de Sonia 04 es una realidad, te pido que avises cuando esté para adquirirla y ponerla al ladito de In Fraganti.

    Saludos.

  8. Romina,

    mi vida (es decir, lo que leen acá) SIEMPRE se complica.

    Rockero,

    lo estoy comprobando en mi nuevo trabajo.

    Luzceleste,

    ¿Stoll no es el que se suicidó?

    Guillermina,

    ni bien firme contrato aviso. Estamos ahí.

  9. Nooo, ese es Juan Pablo Rebella.
    Pablo Stoll sigue produciendo y dirigiendo (aún no largos) con su productora ControlZ.
    Salú!

  10. cómo me vuelven loca los cambios de look de este blog!!!!! pienso siempre que me equivoqué, pero está bueno sorprenderse cada día, felicitaciones x eso!!!
    respecto de la primera persona, opino que simplemente es un estilo de narrar. Y lo hace muy copado ud elemental en mi humilde opinión.
    un abrazo!

  11. Muy buen post, muy buena la descripción de la situación, se nota que no viene de un escritor de recursos limitados.
    Ahh recién ahora leí el Cacho de cultura y es genial.
    Saludos y felicitaciones por el cambio de look.

  12. Lexi,

    no dije que sea malo. Dije que si es lo único, es limitado.

    Paranoica,

    grazie.

  13. Mirale el lado positivo. Al menos no te hacen cuernitos cuando te das vuelta.

  14. hey, yo no soy patética!
    los ñoquis del sector privado se multiplican al infinito, e incluso, ganan más y simulan mejor.

  15. Bella y precisa observación la de las limitaciones de la primera persona y la cámara subjetiva (no sabía que se llamaba así) ,
    el lugar de la mirada es siempre EL asunto,
    a veces se puede abrir un poco el angulo aún en la vida de uno.

  16. Ya te has convertido en un acto reflejo en cuanto llego al estudio donde trabajo…
    Espero ver como continua esto.
    Las mujeres podemos hacer daño….y si nos dejan, mucho mas.
    Saludos

  17. Mirá lo que son las casualidades que, cada vez que te leía, recordaba al personaje de “Sideways” (entre copas) y ahora apareces con su imagen!
    En fin… que la vida la construye uno. Hay que saber preservarse y, por sobre todo: hay cosas que no se negocian. Todo a cualquier precio, no.

  18. Satán,

    no descarto eso.

    Maya,

    el patetismo depende de cada uno. En el caso de los ñoquis privados, le roban a un privado y no a todos.

    Anónima,

    ese a veces suena muy difícil, en ciertos casos.

    Caro,

    el daño que uno se puede hacer a sí mismo es peor que el que cualquiera te puede hacer (parezco Narosky).

    C,

    totalmente de acuerdo.

  19. Disculpá que disienta, pero a la peli la tendría que dirigir, Linklater, con esos dialogos existencialistas interminables.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: