Posteado por: Diego Grillo Trubba | 7 enero, 2008

Sonia 00: Venecia Rojo Shocking

Miércoles (cont.).

En sus primeras películas, Brian de Palma solía utilizar el filtro rojo para las imágenes. Lo hacía en los momentos de máxima violencia, cuando deseaba reflejar que el personaje tal o cual -generalmente, el protagonista- estaba sacado. Comprendo, ahora, que de Palma debía haber atravesado situaciones similares. No digo que en la fiesta de fin de curso le tiraron un balde con sangre de chancho como a Carrie, pero sí que sabía lo que Carrie había sentido antes de hacer volar toda la escuela a la mierda. Digo: lo sé porque me sucede. Ahora.

Con el Alemán subimos los dos pisos por escalera -costumbre que me quedó de cuando empecé la dieta, por esas pelotudeces de hacer ejercicio- y las paredes están teñidas de roj. Los escalones, que suelen estar cubiertos de grasa o cucarachas o mierda de gato o rata, en los que sólo se puede adivinar con muy buena intención que debajo hay algo blanco, rajado, son ahora rojos. La reja que separa el vetusto ascensor, también. Es más: el Alemán, usualmente de pelo negro, está más pelirrojo que Annie la Huerfanita, el rostro cubierto de pecas, la camisa de un colorado shockeante salido de División Miami.

-No tendrías que ponerte así -dice el Alemán.

-Hija de remil putas -digo, dientes apretados.

-No conviene hacer quilombo -dice el Alemán.

Las palabras suenan en off. Delante, una orquesta dirigida por Ennio Morricone -no, mejor John Williams, más estridente- indica que hemos llegado al punto paroxísmico del relato, de mi vida, de mi vida en este relato, de mi vida que ojalá fuese sólo un relato, ojalá mis días fueran sólo ficción: de esa forma sólo generarían carcajadas en quienes los leen.

Llegamos al segundo piso, caminamos por el pasillo.

-¿Qué vas a hacer? -pregunta el Alemán.

-Ya vas a ver.

En verdad, no lo sé. Sé lo que deseo.

Deseo tomar una ametralladora y barrer con todo el personal de esta dependencia de mierda, que corran mientras disparo, que caigan mientras las balas los voltean, que el metal transforme este amasijo de mierda en un amasijo de carne.

Deseo que la policía venga, sirenas aullando, y estacione frente a la Secretaría, que me griten por megáfono que pare, que no tiene sentido matar a tanta gente, y yo, con Sonia 00 en la terraza del edificio, grito que determinados grados de histeria deben ser castigados, para luego mirarla a ella -su boca de petera tan abierta que entraría un zeppelin, con led zeppelin adentro- y decirle que no puedo ser más su amigo. No, mejor cantárselo con melodía de Banana Pueyrredón. Y entonces sí, apoyar la boca de la ametralladora en su frente, presionar el gatillo y que sus sesos, sus malditos y putos y retorcidos sesos, se esparzan sobre el piso de la terraza. Y no entregarme, no señor. Asomarme a la terraza, ametralladora en mano, y empezar a gritar que si los ingleses no aceptan la argentinidad de las Malvinas continúo la masacre. La policía, entonces, me aplaudiría. Los medios de comunicación reproducirían. La gente se pondría a favor. Todo un pueblo a mis pies, escuchando una y otra vez la forma en que Sonia 00 me tomó de pelotudo -peor: de amigo-. Masas en las calles aplauden mi locura. Y yo, desde la terraza, disparo. Y caen muertos, felices, chochos de la vida, chochos de la muerte. Hasta que un día me aburro y me suicido, con la excusa de que los ingleses nunca dejarán de llamarlas Falklands.

El Alemán ingresa en su oficina -la misma donde está Sonia 00, la hija de remil putas de Sonia 00- luego de decirme que me calme. Yo entro en la mía.

El Chancho, apenas me ve, pregunta qué me pasa. Voy hasta mi escritorio, me siento. El monitor rojo, el escritorio rojo, las putas bibliotecas rojas. Suerte que soy de Independiente.

No digo nada. Me tomo la cara con las manos. El tiempo tiene que pasar, pienso. El tiempo tiene que pasar y tienen que ser las seis de la tarde y deberíamos salir con Sonia 00 para hablar, porque habíamos quedado en eso, y yo le tendría que cantar las cuarenta.

-Pero Elemental -dice el Chancho-, no te trates así. Si no podés ser amigo de ella, decícelo y listo.

Lo miro. Abro la boca. Palabra por palabra, repito lo que me dijo el Alemán. A medida que hablo, el Chancho se tira hacia atrás, abre boca y ojos. Cuando termino, dice:

-Pero qué hija de puta. Y tenemos que laburar con esta conchuda todos los días.

Miro el reloj. Las cinco de la tarde. Con Sonia 00 habíamos quedado para las seis, pero a quién le importa. Apago la computadora roja, me pongo el saco, me incorporo.

-¿Y qué vas a hacer? -pregunta el Chancho.

-Ya vas a ver -digo.

Salgo de la oficina. Voy hasta la puerta vecina, abro, me asomo, Sonia 00 me mira, le pregunto vamos, pregunta no era a las seis, digo es ahora, pienso es ahora o nunca, ella apaga la computadora, se incorpora, saluda a las demás personas de la oficina, el Alemán suelta un hasta mañana.

Caminamos por el pasillo.

-Elemental… -dice Sonia 00.

-Afuera -digo-. Hablamos afuera.

Bajamos mudos en el ascensor. Salimos del edificio.

-Elemental… -dice Sonia 00.

-Esperá -digo.

Señalo la esquina. Vamos. Doblamos hacia Puerto Madero.

Y entonces sí.

-Sonia 00 -digo.

Para luego decir:

-Hablé con el Alemán.

Anuncios

Responses

  1. ¡Pero la puta madre!

  2. que vale la pena estar vivo.

  3. Sigo. Y voy en cuotas porque esto de leer tan en pastillitas me está enfermando la cabeza. Me quedo tan caliente que pierdo capacidad de reacción, jaajja:

    Entiendo que Elemental se enoje más con Sonia 00 que con El Alemán. Porque en ese momento es lógico no saber qué mierda hacer . Pero la verdad que lo de El Alemán es mucho menos perdonable.

    Sonia 00 es una basurita, eso está claro. Aunque la culpa no es sólo de ella sino también del tipo que se presta a que ella haga todo esto (esta perla negra es para usted, Elemental). Las histéricas patológicas deberían ser sometidas a la eutanasia obligatoria, es verdad, pero no creo en las culpabilidades de uno solo en este tipo de casos. Es, haciendo paralelismos, como el golpeador y la golpeada; el sometedor y la sumisa; el celoso enfermo y la que acepta ser celada así.

    De cualquier manera, lo que quiero decir es que lo de El Alemán es peor. Él le debía más fidelidad que ella a Elemental, al ser un amigo consolidado (extremando el Modo Ingenuidad y creyendo que Sonia 00 realmente estaba interesada en ser su amiga en vez de su verdugo). Lo de ese tipo no tiene nombre. O sí, y se llama hijaputez.

    Es raro esto de ponerse a chusmear al respecto. Me siento una vieja en la peluquería hablando del último capítulo de Lalola. Pero capaz ayuda a motivar a Elemental a postear mucho.

  4. Ah, ¡como los capítulos de antes! Imaginé perfecto cada escena, la música, tu furia, el rojo shocking de Brian de Palma, que espero no se transforme en rosa subiela cuando empiece el diálogo con la traidora.

    ¿¿Sigue a la tarde??

  5. Esto se pone más genial cada vez

  6. ¡Cuantas cosas, Elemental!
    Primero, muy linda casa wordpress.
    Y también, un gusto leerte, como siempre.
    La furia cinematográfica de Elemental, muy bien, pero hace algo con todo eso por favor que sino te vas a enfermar.
    (ansiosos, muy ansiosos nos quedamos ahora los lectores esperando el próximo post)

  7. Empecé con el corazón en la boca, pensé que iba a explotar en este post… Quiero otra pastillita.

    Ahora sí que puede alcanzar a Sonia 04 porque en su caso hubo un par de momentos que parecía que al fin había llegado a lo peor y no, seguimos…

    Lo que me lleva a pensar, pasaste por estas dos Sonias y saliste vivo? No te falta ningún brazo? Seguro que te quedan 5 dedos en cada pie?

  8. Vuelvo de mis cortas vacaciones y me encuentro con esto, que amerita unos cuantos mamma mia por parte de emma.
    Bienvenido nuevamente Elemental, veo que sigue en forma, le hizo bien la pretemporada.
    abrazo

  9. Mariano,

    la autocrítica no estará ausente. Esperá…

    Estrella,

    la fórmula de no defraudar es no prometer.

    Guillermina,

    ¿a qué valía la pena el regreso?

    Anónima,

    alegre reencuentro.

    Fedet,

    un alegrón, hermano. Acá estamos, sufriendo como siempre.

  10. Si es por una causa más noble que la supuesta argentinidad de las Malvinas, yo no tengo ametralladora pero sí un lindo bufoso.

  11. Y ya?? o sea creas el suspenso, describes las escenas, estoy mordiendome las uñas esperando la reacción de Sonia00, imaginando que te sonreirá y fingirá demencia, que te hará sentir que tu te imaginaste todo, que a final de cuentas ella te dijo que sólo quería que fueran amigos… y tú dejas el texto y te vas??

    Por favor, continua pronto, que nosotros también queremos dejar de padecer a Sonia00

  12. Elemental, lo hiciste de nuevo:
    2 imágenes increíbles, la furia rojo shocking a la De Palma y la mega boca de la susodicha con zeppelines incluidos+ 1 gran verdad gran: “determinados grados de histeria deben ser castigados”
    Quiero saber cómo sigue pero ya…

  13. Satán,

    salvo las de Iván, todas las causas son nobles.

    Maresont,

    padezcan, padezcan.

    Luzceleste,

    gracias por lo de las imágenes. Para el resto, paciencia.

  14. Uyyyy, estamos todos muy ansiosos!!!! Me encanta que hayas vuelto, nos habías dejado colgadisimos los ultimos meses del año con la historia de Sonia 00 🙂

    Igual, creo que la peor mina ( o sea la mejor historia, la más intensa, tanto, que el otro día la leí toda todita de nuevo y fue como sentir la angustia de tu boca pastosa esas mañanas de rivotril) fue Sonia 04. Esta, la 00, creo que sólo se aprovecha, y, perdón, sólo porque vos le das la oportunidad. Digamos que vos te expusiste a la yegua esta, fuiste demasiado bueno, y eso nunca es recomendable con una mina que no conocés bien.

    Lo de El Alemán, en cambio, reitero, es mucho mas imperdonable. Creo que en la escena pseudo tarantinesca de la ametralladora deberías haberlo incluido a él también.

    Pero bueno, mientras tanto, espero 🙂

  15. Si es por leer de corrido (y bien) lo de Sonia 04, esperá a que salga la novela…

  16. ¿La historia de sonia 04 en novela?

    ¡¡Bien!!

  17. Me encantaron En Celo e In fraganti, pero definitivamnete muero por leer La novela de Sonia 04.
    Ahí si que ya estamos al borde del colapso.

  18. Sí, Sonia 04 en novela.
    ¿O por qué creían que mantuve silencio tanto tiempo?

  19. ¿Para cuándo? ¿Marzo?

  20. Todavía no sé si para el 2008 o el 2009…
    Y no tiro más data del tema.

  21. Ufa, ya me está tocando ser como tus antiguos comentadores y tener que esperar lo que se espera normalmente hasta que aparece el próximo post, después de haberme dado el lujo de leer todo de un tirón.

    Mientras tanto, le doy toda la razón a Mariano. Acá eran tres, no una sola.

  22. Lo dije antes, es una pelotuda…

    Che creo q me estoy poniendo al día en mis vacaciones…

    Besos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: