Posteado por: Diego Grillo Trubba | 2 julio, 2007

Sonia 08: Porno

Jueves 31 de mayo de 2007 (cont.).

Ok, lectores que no encuentran agrado en el sexo explícito, abandonen acá.

Conste que avisé.

En serio, dejen acá.

Entramos al departamento. Creo que una de las excusas que puse durante la caminata fue que acá podríamos tomar un café con Baileys. Ni siquiera amago con ir a la cocina.

Sonia 08 mira el comedor. Parece extasiada.
-¡Qué líndo departaménto! -dice-. ¡Qué líndas cortínas!
Yo la beso.

Ella se separa. Mira la biblioteca.
-¡Cuánto Pául Aúster! -dice.
-Es de mis escritores preferidos -digo.
-Siémpre empiéza bien y termína mal -dice.
Uf. Podría decirle que lo que hace Auster es una miztura de géneros menores, que por lo general recurre al melodrama, al final, para dar una solución existencialista a lo que fue desarrollando en la trama.
Sin embargo, la beso.
Le saco el pulóver.
La invito a pasar al dormitorio.

-¿Qué es lo que más te gustába del séxo con Sónia 04? -pregunta.
-Los petes, era buena petera -digo entre besos.
Sonia 08 me desabrocha el cinturón. Ella está de rodillas en la cama, yo parado en el piso.
-Ahóra vas a ver -dice.
Mi pantalón cae, los mismo que mis calzoncillos. Pronto, algo cálido y húmedo rodea mi pija erecta.
Veo.
Cierro los ojos, y veo.

Me cuesta, que me la chupen de parado. Tiendo a perder el equilibrio. No sé, será un principio de sordera -mi abuelo era sordo-. Apoyo una mano en la frente de Sonia 08, la separo, le hago una seña de que terminaré de desvestirme.
-Qué líndos calzoncíllos -dice.
Me los saco.
Ella está en cuatro, en la cama. Dice:
-Qué líndo dormitório, qué líndas cortínas.
Estoy desnudo. Apoyo las rodillas en la cama y Sonia 08, voraz, rodea mi pija con sus labios. Cierro los ojos. Esta vez me puedo relajar y dejarme caer sobre la cama.

Sonia 08 aún está a medio vestir. Tiene una bombacha roja, un tanto deshilachada. Se la quito.
Mientras sigue chupando, con un dedo comienzo a explorar en sus profundidades.

Mientras sigue chupando, pienso que tiene novio. Me siento un hijo de puta. El pobre pibe piensa que ella se fue a dormir, y ella me está tirando la goma. Ella, quien me considera una especie de ídolo literario. Me siento extraño.
Y en la pija siento tantas cosas.

Soy inquieto, en lo que a sexo se refiere. Le propongo con gestos un 69. Ella se pone boca arriba. No es lo más apropiado, la mujer abajo en el 69, siempre da la impresión de que uno la puede ahogar. Pero bueno. Me acomodo, su boca nunca suelta mi pija. Acerco mi cabeza a su entrepierna. Soplo. Ella suelta lo que tiene en sus labios, dice:
-Ésto va a ser méjor de lo que esperába.
Y yo todavía ni la toqué.

Luego del sexo oral -seguiría toda la noche, puedo pasar horas haciendo una mineta, me encanta-, ella quiere sentirla adentro.
Me incorporo. Voy hasta la cómoda, tomo un preservativo. Me lo coloco. Cuando giro, veo que ella me espera en cuatro.
Me acerco a ella.
-Date vuelta -digo.
Ella gira la cabeza. Me mira.
-Por ahora, date vuelta -digo.
No sé, será que soy un romántico. Pero al menos al principio me gusta mirar la cara de la mujer a la que me estoy cogiendo. O, mejor dicho, con la que estoy cogiendo.

Le empiezo a dar fuerte. Misionero en estado puro.
En un momento, se me cansan los brazos que sostienen mi cuerpo. Le propongo apoyarnos en la cama, hacerlo así, los dos en la cama, tipo cucharita.
-Vos sí que sábes cóger -dice.
Yo no digo nada.

Acabo. Voy al baño. Tiro el preservativo. Me recuesto en la cama, junto a Sonia 08. Sé que no lo debería preguntar. Sin embargo, pregunto:
-¿Acabaste?
Quizás en esta ocasión lo pregunto porque sé que acabó.
Ella sonríe.

-Vos sábes cóger.
-Bueno, todos sabemos.
-No, el résto de los hómbres no. No sáben. Acában enseguída.
-¿Todos?
-Tódos.
-Ah.

-La ténes múy gránde.
Bueno, acá es donde empiezo a dudar de todo lo que me dice.
Honestidad brutal: no la tengo grande. Dormida, da vergüenza ajena. Despierta, la medí con regla, está en el promedio de lo normal. Comparada con las pijas de películas porno, es un chiste malo.
-No, no la tengo muy grande, Sonia 08. La sé usar, pero no la tengo muy grande.
-La ténes múy gránde.
-Ni muy ni grande. Creo que es normalita.
-No, es graaaaaaande.
Me río. Ella me mira, seria.
-O tódos con los que estúve la tenían chíca.
-¿Y estuviste con muchos?
Ella sonríe.

Se va la segunda.

Misionero, otra vez.
Mientras embisto, aferro las cachas de su culo. Con el dedo meñique, como quien no quiere la cosa, puerteo su ojete. Es un vicio, más que un deseo. El sexo anal me gusta, aunque no me vuelve loco. Depende, en verdad, del diámetro vaginal de la dama en cuestión. En este caso, me lleva a puertear con el meñique esta misma noche. En verdad, estoy viendo si ella me frena. No dice nada. Apoyo el dedo. Entra como Pancho por su casa. Lo retiro. Sigo con lo que estaba. Así se pierde el sabor de conquista.

Mientras seguimos con el segundo, miro el reloj: son los tres de la mañana. Recuerdo que mis vecinos -dormitorio pegado al mío- cada tanto cogen. Son un matrimonio joven. Ruidosos, se nota. No muy creativos ni persistentes. Pero una vez a la semana cogen, contra mi cabeza que intenta dormir diría, siempre en día de semana.
Es día de semana. Son las tres de la mañana.
Es una venganza infantil, pero quizás todas lo sean.
-Gritá, gritá -digo.
Y Sonia 08 grita, gustosa.

Ok, esto es sólo sexo, pienso entre uno y otro (segundo y tercero).
Sin embargo, he aquí mi debilidad: no sé cómo sostener una relación de “sólo sexo”. Digo: no tengo la más remota idea. Me criaron, mi vieja, pero especialmente mi abuelo, para tratar a las damas como reinas. No sé hacerlo de otro modo. No sé cuánto hay de imposición y cuánto de deseo, en esto.
Otra cosa: tengo un talento. No sé si es paranormal. Sé que es talento. Detecto debilidades con una facilidad que me asusta. No sé de dónde surge. De repente, las veo. Están ahí. No sé si sirve de aliciente, pero conmigo, con mis propias debilidades, me resulta mucho más fácil y, en ese caso, soy impiadoso.
Las dos cosas se combinan, mi deseo/imposición de tratar como una dama, como una reina, a cualquier mujer y mi capacidad de detectar debilidades.
Le acaricio la cara y le pregunto por su adolescencia.
Ella empieza a hablar de cosas que la atormentan. Cosas que intuía. Cosas que me dan pena. Y eso me pone nervioso: ¿debería darme pena, si esto es sólo sexo? ¿Y si el Editor Más Fachero y la Trotamundos tenían razón y soy tan pelotudo como para enamorarme? ¿Y si en verdad lo que me sucede es que no sé enamorarme, que me lo invento todo y por eso me engancho con monstruos como Sonia 04? ¿Cómo hago, para controlar eso? ¿Cómo contengo el deber ser y me entrego a lo que tenga ganas?
Por suerte, la pija se me para y Sonia 08 demuestra ser golosa.

Me quedo dormido. Lo siento, me estoy quedando dormido. Son las cinco de la mañana. Cogemos desde las 11 de la noche -nos encontramos a las 10-. Antes de dormirme sin remedio, digo:
-No te molesta, ¿no?

Cuando abro los ojos, no sé cuánto tiempo pasó, veo que Sonia 08, cabeza apoyada en la mano, codo apoyado en la almohada, me mira fijo.
Y de repente tengo miedo.

-¿No querés quedarte a dormir?
-No, no, méjor me vóy.
Hace tanto frío. No tengo ganas de salir a la calle, con este frío.
-¿Segura que no querés quedarte a dormir?
-Segúra.
-Ok -suspiro.

Salimos a la calle. Una ola polar se cierne sobre Buenos Aires. Caminamos por el pasaje Virasoro, luego Charcas, luego Gurruchaga, llegamos a Santa Fe.
-No te molesta que no te acompañe hasta tu casa, ¿no?
No, no le molesta. Tenía miedo de que fuese tan descortés de no acompañarla hasta el taxi, pero con esta caminata se muestra satisfecha.
-Nos vamos a volver a ver, ¿no? -pregunto.
-Sí, cláro -dice ella.
Y el taxi se pierde por Santa Fe.

Llego al depto. Qué frío, mamma mia. Son las 6 y media de la mañana. Y tengo que ir a laburar. Los músculos, fuera de estado, comienzan a hacerse sentir.

Llamo a Sonia 08, antes de dormirme.
-¿Pása álgo? -pregunta ella, asustada, del otro lado de la línea.
-Quería saber si habías llegado bien.
-Sí, sí. Qué divíno -dice ella, notoriamente sorprendida.
Nos despedimos.

Antes de dormirme, me pregunto con qué clase de hombres habrá estado, Sonia 08, que el hecho de que la llame para saber si llegó bien la asombra tanto. Para mí es natural.
Y entonces otra pregunta: en qué lugar se ubica ella para tratar con esa clase de hombres.
Y entonces otra pregunta: qué tipo de mujer cree que es.
Y entonces otra pregunta: qué mujer es.

Anuncios

Responses

  1. Entre el libro que me permitió coger con mi señora el fin de semana (felicitaciones, todo un logro) y este post… Te voy a pasar la factura de Viagra, que Medicus no lo cubre.

  2. después de leer esto, dan ganas de llamarla a esta chica. mi marido agradecido, imagino… :O)

  3. Satán,

    usted es un incondicional.

    May,

    ¿llamarla? ¡chan!

  4. Too good to be true, qué quiere que le diga…

  5. Opineitoress,

    su desconfianza habla más de usted que del relato, qué quiere que le diga.

  6. No, no se confunda… Por como venía la cosa, esta escena desentona. Hay cosas que no cuadran…

  7. ¿Cuáles?

  8. Por fin llegó lo que tanto esperábamos. Te admiro, a mí me resulta muy difícil escribir escenas de sexo explícito y vos la abrochás (con perdón de la palabra) tan bien.
    Al mismo tiempo hay algo desconcertante en este relato, algo que no sé bien con qué tiene que ver. Pequeñas contradicciones entre lo que se dice y lo que se hace. Cosas que no cierran, eso. Pero me quedo calladita y espero que sigas.

  9. Aún no puedo bien ponerle el índice a las cosas, pero una mina con esa voz, lookeada toda de rosa, tal como la describe, no sé… No me cierra. A lo mejor lo hacía mucho más exigente… Pero como opiné antes, bien vale con tal de no pagar…

  10. Meki,

    explicitá, ya que no podés el sexo, las contradicciones. ;P

    Opineitoress,

    la exigencia es la hija boba de la necesidad.

  11. Su manera de escribir me gusta. Me atrapa.
    Siga escribiendo. Como termina la cosa? Termina?

  12. nahhh, de llamarla nada, a ver si todavía es mejor que yo y se queda con él!

  13. Diván,

    esto acaba, pero aún falta. No creo que siga por hoy.

    May,

    es el temor general para el menage a trois, ¿no? Yo tengo mi hipótesis al respecto: lo haría con cualquier mujer menos con una novia o pareja estable.

  14. Bien por el relato, podría ser muy soez pero lo surfeás al límite, me gustó

    Respecto al comentario de la opineitoress, creo que lo que no cierra es que probablemente nosotras (y acá tomo la bandera de género y me refiero a las chicas) no nos calentaríamos con la contraparte masculina de Sonia 08.

    En criollo: a pesar de que era un merengue rosado con voz de pito, fue a parar al asador igual =P

  15. Emma,

    peores cosas he pagado.

  16. A lo mejor es un efecto buscado. De conflicto en ciernes. De duda, de peligro inminente. Hay mezcla de elementos que hacen juicio de valor negativo con respecto a 08, y al mismo tiempo afirmaciones entusiastas y positivas.
    No sé, por eso te decía que me quedaba callada, no quisiera ser atrevida con tu texto.

  17. Opineitoress, es que Sonia 08 en sí no cierra, ¿recién ahora se da cuenta? DUERME EN UN ANDAMIO!!
    Yo pensaba que le faltaban unos jugadores, pero me parece que está jugando sin centrales, ni 5, ni 10 ni 9 (aunque por como la embocan tampoco veo al arquero en el equipo…)

  18. Meki,

    ah, eso sí. Fue efecto buscado y, por lo que veo con grata sorpresa, conseguido.

  19. Fedet,

    me hiciste cagar de risa.

  20. Emma / Fedet,
    En efecto, como no cerraba antes de esto, la Sonia en cuestión, menos me cierra este entusiasmo entre comillas, así, de nuestro relator. Es un entusiasmo entre comillas, porque a pesar de que canta las loas de su compañera sexual de turno, no cierra con lo que venía pasando antes…
    Tal vez Emma tiene razón en cuanto al merengue rosado, se me hace un marshmellow casi.
    No contaba con la necesidad imperiosa de Elemental.

  21. Digo exactamente lo mismo que emmapell: “no nos calentaríamos con la contraparte masculina de Sonia 08.

    En criollo: a pesar de que era un merengue rosado con voz de pito, fue a parar al asador igual”.

    Relato de sexo explícito: la verdad es que esperaba más. No alcanza con “nombrar” a las cosas por su nombre. No sé. Salvo que fue una noche maratónica, me contaste una noche de sexo de cualquier pareja común y coriente.

    Faltó. Tú puedes.

  22. Trato de explicarlo claro y sencillo. Para la mayoría de los hombres (al menos de los que conozco), si el fin es garchar no importa demasiado el color de la ropa, la voz de pito, si no le gusta Paul Auster o si duerme en un andamio. Hasta pueden ser notas de color interesantes! Somos sencillos, directos, planos.

  23. Ok, perdí, parece que la chica era buena en la cama. Aunque no hablás de eso, se entiende. De hecho… noto que hablaste más de lo que sintió ella que de lo que te pasó a vos. Y, sin embargo, una de las mejores noches de sexo de tu vida. ¿Será porque lo único que nos importa a los hombres es que las mujeres la pasen bien? Y…sí.

  24. Pero en este caso parece que el fin no es sólo garchar. La palabra amor anda dando vueltas. Como deseo o como miedo, pero ahí está.

  25. Yo creo que después de todas las luces de alerta (faro incluido), Elemental sabía que iba a encontrar el amor en ese marshmellow garchador.

  26. Gracias fedet, una vez más este blog, también en sus comentarios, nos ilumina con respecto del alma masculina.Y del alma femenina, emma.
    Y usted Elemental, dificíl narración, una vez más sale airoso y ojo que entre lo que me da ganas y deseo a veces hay entre un largo trecho y un abismo

  27. Elemental, insisto: hay que armar el programa con los panelistas. Me muero cuando fedet diga: marshmellow garchador. Hacemos cincuenta puntos de rating. Hablá con Bella Poetisa, dale.

  28. perdón que No iba a encontrar el amor.

  29. Ojo, que también llevo dentro mi pequeño Roberto Galán, y voto por la pareja Elemental-Bella Poetisa, que sin Sonia 04 de por medio quizás hubiera asomado.

  30. Elemental: no tengo dudas!
    laburo en un barrio donde las chicas que paran son más parecidas a Cacho el camionero que a una damisela, y así y todo tienen clientes (lo llevé al extremo, sepa disculpar =)

    Sólo quería aclarar qué es lo que nos pasa cuando un amigo se morfa a semejantes personajes

    Fedet: lo de marshmellow garchador alegró mi tarde

  31. Shhh Fedet! lo insto a que dé rienda suelta al Roberto Galán que lleva dentro pero con sutileza 😉

  32. Justamente de los mamma mía le quería hablar, acabo de notar que incluyó uno en el texto, voy a empezar a cobrar derechos de autor =P

  33. Emma,

    ¿es que no entiende que es un sentido homenaje?

  34. ahora sí que se me pianta un lagrimón (a pesar del marshmellow)

  35. Lo de Elemental y la Bella Poetisa viene malparido. Cuando las cosas empiezan así, no terminan bien. Yo quiero que el chango consiga una chica como la gente y voto por Emma Peel o Meki. En un caso la citó y Elemental no hace nada al azar. En el otro por sus comentarios me parece que es una chica afín. Además la Bella Poetisa festejó su cumpleaños tomando el té. No me imagino a Elem tomando el té con su novia por el cumpleaños.
    He dicho.

  36. Elemental promete y cumple.Justo lo que estaba esperando.El comentario sobre Paul Auster, digo.¡Ah, de paso todo el resto también está muy bueno! :-))))

  37. averaver, hasta aquí lo que sacamos en limpio de este relato:

    Sonia soñaba ser
    y se le dio
    mandó una carta a Julianwéich
    y le dieron
    susorpresaymedia

    sonia Sonia va a ser

  38. yo creo que no es amor, es lástima o compasión.

    ¿la frase final no es acaso para contentar a sonia 08 posible lectora de este blog? ¿no era eso lo que ella quería, aparecer como una diosa del sexo?

    no sólo no hablaron, de nada, ¡ni siquiera tomaron café!

  39. Emma,

    ya le dije que no me llore.

    Satán,

    usted es una extraña cruza entre Sherlock Holmes, Franco Bagnato y Roberto Galán.

    Alicia R.,

    Elemental cumple y dignifica a la vez.

    Eurídice,

    pero concedeme que soñar ser una Sonia no es muy… ¿cómo decirlo? ¿digno?

    Antisonia,

    el café lo terminé, creo que ella la cóca-cóla no.

  40. (luego de pispear el blog de la susodicha)

    ahora Sonia sueña ser
    una estrella
    ella
    della blogósfera

    mamma mia!

  41. Eurídice,

    muy lindo, pero como los mamma mia de Emma no hay.

  42. mi mamá me ama
    mi mamá me mima
    emma me la mamma

    (no pude refrenarme ante la rima fácil, es un vicio – sepa disculpar, emma)

    (y ahora que lo leo de vuelta, veo que me salió una rima bastante enfermita – marche un diván con fritas)

  43. Eurídice,

    procaz.

  44. eurídice la disculpo, pero no se la mamo

  45. la o lo? me maree (mucho marshmellow x hoy)

  46. La euridice – por lo que no hay qué disculpar, pues no hay qué mammar. De todos modos, me deja más tranquila que no se haya tomado a mal la humorada.

    tanta chanchada me hace chochear, ya no sé lo que digo

  47. Elemental, un marshmallow no es otra cosa que un simple malvavisco (si ha visto los simpsons recordará). Vea: http://es.wikipedia.org/wiki/Marshmallow.
    Gracias por el elogio de Satán en potencia. Veo que tenemos coincidencias, ambos estamos casados, nos cuesta garchar en casa, tiramos comentarios filosos. Me veo como George Costanza cuando deja de ponerla para ser más inteligente. Si fuera cierto!!

  48. Fedet,

    gracias por haber sido quien disipó mi angustiante duda.
    en cuanto a tu estado marital y el sexo, hacé como Satán: comprate “En celo” y tendrás un fin de semana bomba.

  49. Sí, si diferencia entre ganas y deseo soy anónimA, pero bueno el anonimato, es así.
    Si con un post titulado porno le comentan en tonos robertogalán…no quedan dudas el amor llegará a su puerta elemental.

  50. Anónima,

    el problema es que no suelo estar mucho en casa. Igual, hoy me quedo encerrado esperando que golpeen la puerta.

  51. Ay, ay, ay estimadísimo Elemental le ruego no agarre pal´lado de la literalidad ¿o usted no pensó acaso que la escritura es una puerta para tantas cosas?

  52. Anónima,

    ¿entonces estoy autorizado a salir de mi casa?

  53. Salí de tu casa, pero dejá un cartelito en la puerta: Amor, bancá que ya vuelvo.

  54. Meki,

    me hiciste cagar de risa.
    lo implementaré.

  55. Salga,salga nomás (no le digo nada de encontrar el amor a la vuelta de la esquina a ver si todavía se me queda parado ahi!)

  56. Anónima,

    si me dijeras lo de la vuelta de la esquina, me pongo a dar vueltas a la manzana por horas.

  57. Dispuesto a cualquier cosa con tal de lograrlo…y sí, all you need is love.
    En comparación con más de una sonia, incesantes vueltas al manzana es un juego de niños.

  58. Comentario número 59, dedicado a Sonia 08.

  59. Anónima,

    ya mismo me voy a dar vueltas a la manzana.

    Meki,

    ¿cuál es el comentario 59? Me perdí.

  60. Te perdiste por haber estado dando vueltas a la manzana. Así se complica, que el amor te encuentre.
    El número cincuenta y nueve, era sólo eso, un homenaje de rubro a la chica que quería ser puta, pero sólo fue una Sonia.

  61. Bueno, aspirar a ser puta no es tan malo. Al menos los riesgos de frustración son ínfimos.

  62. acá tenemos una duda descomunal (y como ves, venimos atrasados con la lectura): ¿cuál sería exactamente el gesto para proponer un 69? ¿acaso es el mismo gesto apurado que le hiciste al mozo para pedir la cuenta?

    saludos.

  63. Dholo,

    muy mal por el retraso. Cada uno tiene sus formas de hacerse entender. El gesto de la cuenta es hacer como que escribís en el aire. El del 69, en mi casi, es erguir el dedo índice y dibujar un círculo en el aire.

  64. el gesto de la cuenta lo conocía, eh.
    el otro, no deja de sorprenderme. creo que en realidad debe ser un gesto multifunción.

  65. y que pasó con el post con el sexo explícito? lo borraste? o soy tan tonta que no lo veo?

  66. 99,

    suerte que avisaste, se ve que se había perdido en la mudanza desde blogspot. Ya lo agregué. Gracias, y, dado el tema, desde hoy sos la 69.

  67. Gracias por agregarlo! Muy ocurrente tu intento por rebautizarme, pero gracias, prefiero seguir siendo La 99 (por las dudas aclaro que se refiere a la agente de la serie El Agente 86).
    Saludos!

  68. Qué mal. Digo, qué buena la historia, pero qué mal que seas tan bueno para enamorarte y te gusten puras mujeres que-quizás-no-están-listas-para-corresponderte.

    ¡Cambia el chip, hombre!

    Bueno, sigo leyendo. Salud.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: