Posteado por: Diego Grillo Trubba | 13 junio, 2007

Sonia 00: Vacaciones

-¿Y a vos te parece que justo me había pedido las vacaciones para esta semana, cuando conozco a Sonia 00 y podría estar sumando puntos? -digo.
Sábado. Un bar de Palermo. Acabamos de salir de la clase de taller literario con el Profesor. Están la Trotamundos, el Libanés, la Cuyana, el Tarta. Poco a poco, clase a clase, visita al bar sábado a sábado, se van convirtiendo en algo así como mis amigos. El Libanés aún tiene inédita su novela -su supuesta obra maestra-, lo que le ha hecho bajar la soberbia y, en proporción directa, ha aumentado mi simpatía hacia él. Un tipo entrañable, descubro, que cuando lo conocí pasaba por un mal momento, lo cual en gente que escribe puede ser traducido como buen momento en su carrera.
-Mejor -dice la Cuyana-, así le generás curiosidad.
-No creo que se detenga a pensar mucho en mí -digo.
-¿No decís que la que se acercó a hablar fue ella? -pregunta la Trotamundos, y cuando asiento continúa-. Y bueno, Elementalete, ahí tenés.
-¿Ahí tengo? ¿Qué cosa, tengo?
-El interés -interviene el Libanés-. Ahí hay interés.
-Puede ser. Quiere tener taller literario conmigo.
-Joya -dice el Tarta-, ahí te la cogés.
-No, boludo, ni en pedo -digo-. Eso lo haría mucho más difícil.
-¿Por? -pregunta la Cuyana.
-Primero, que se incorporaría al grupo que ya viene, con lo cual no podría prestarle tanta atención…
-Mejor -dice la Trotamundos-, nunca le tenés que prestar tanta atención, a una mina que te gusta.
-Segundo, que sería mi alumna, seducirla sería algo así como abuso de poder…
-Dejate de joder -dice el Tarta.
-El Profesor no piensa como vos, hubo una época, cuando estaba recién divorciado, en que se le tiraba a todas las alumnas, incluyéndome -dice la Cuyana.
-¿En serio? -me sorprendo-. Cuando yo empecé con él hacía mucho hincapié en eso. Está bien, fue hace muchos años…
-En muchos años la gente cambia -dice el Tarta.
-…y ahora que lo pienso, terminó por culearse a una alumna, en ese entonces -digo.
-Ahí tenés -dice el Libanés-. Más clarito, echale agua.
-No, fijate. El Profesor se la culeó porque la que avanzó fue la alumna. Era medio putona, me acuerdo. Se lo quería garchar a toda costa.
-Y se lo garchó -dice la Cuyana, y me sorprende por su utilización del verbo.
-Sí, pero la que avanzó fue ella.
-¿Y? -pregunta la Trotamundos.
-Nada, que eso es así.
-Perá -dice el Tarta-, vos estás hablando como si dieras clase en una facultad, como si les pusieras una nota de la que depende el futuro de las alumnas. Ahí sí, podría hablarse de abuso de poder. Pero es un taller literario, loco, una pelotudez, la relación es casi entre pares…
-Casi.
-Casi, sí, casi. No es lo mismo. No es abuso de poder.
-Ok -admito, poco convencido-, ponele que la acepto como alumna. ¿Cómo hago para cobrarle?
-Le pedís la guita -se ríe el Libanés.
-No, boludo, en serio. ¿Cómo hago para cobrarle a una mina a la que quiero partirle la boca de un beso? No sé, es medio raro.
-Son dos cosas distintas, Elementalito -dice la Trotamundos-. Por un lado le das clase, por el otro le das masa.
Hoy las chicas están zarpaditas, pienso.
-¿Ah, sí? -me escandalizo-. ¿Y qué pasa si la invito a salir y me dice que no? ¿Cómo mierda hago, a partir de ahí, para darle clases? No, viejo, no, tengo que esperar a que ella avance.
Los cuatro se quedan en silencio unos segundos. El Libanés asiente, como si concordase con lo que acabo de decir. La Cuyana niega con la cabeza. El Tarta pone cara de qué hambre. La Trotamundos, al fin, dice:
-¿Y qué sería, un avance?
Pienso un rato. Luego digo:
-No sé… Que me escriba una cartita de amor, algo así.
-¿Vos cuántos años tenés, doce? -casi grita el Tarta.
-Bueno, ok, quizás una cartita de amor no… No sé, miraditas, que me hable aparte, eso, que quiera hablarme aparte, que me diga de ir a comer algo después de la clase, los dos solos, qué se yo… No, la cartita de amor sería lo mejor.
-Vos tenés muchos problemas -dice la Cuyana-. Una alumna ni en pedo te va a escribir una cartita de amor.
-¿Ahora entienden por qué me complica tanto, si quiere tomar clases conmigo?
-Sí, vos te complicás tanto -dice el Libanés, y se ríe.
Nos reímos. Traen el pedido. Bebemos. La Trotamundos dice:
-La clave está en que cuando vuelvas lo hagas con una carta triunfal. Dejale en claro que durante la semana de vacaciones pensaste en ella. Eso nos gusta, a las mujeres.
-No -dice la Cuyana-, las mujeres somos histéricas por naturaleza. Vos como si ella no existiera. No hociquees, ¿estamos?
Miro al Libanés y al Tarta.
-Son dos minas y las dos me aconsejan exactamente lo contrario. ¿A cuál de las dos le hago caso?
El Tarta se encoge de hombros.
-Las mujeres son un enigma, loco -dice el Libanés.
-Las mujeres son un enigma especialmente para las mujeres -dice el Tarta.

El miércoles recibo un llamado. El Alemán. Quiere saber si este viernes vamos a ir a comer a la Casa del Queso. Le digo que sí. Le pregunto novedades del laburo, aunque supongo que no habrá ninguna trascendente, nunca la hay. Me dice que no hay novedades. Pausa. Dice:
-Ah, sí -dice-. Hay una. Tengo nueva compañera en la oficina.
-¿Otra mina? Pobre.
-Sí, una cagada.
-¿Y a quién ubicaron?
-A Sonia 00.
-¿¿¿¿¿¿En serio?????? -casi grito.
-Sí, en serio, ¿por?
-Vos no digas nada, pero la mina me gusta -digo, definitivamente inmerso en el universo de Clave de Sol-.
-¿En serio?
-En serio, loco. ¿Vos no podrás hablarle de mí, hacerme el entre?
-¿Y qué le digo?
-Qué se yo, que sos mi amigo, que soy buen tipo. No sé, hablale bien de mí, inventate algo.
Del otro lado de la línea, silencio. Luego de unos segundos, escucho:
-Bueno, está bien.
Cuelgo, contento. Sin estar, Sonia 00 me tendrá presente durante mi semana de vacaciones.

Mi semana de vacaciones consiste en ponerme al día con varias series, comer, escribir.
Lo ideal.

Sábado otra vez. Bar, después de clase con el Profesor, otra vez.
-Ya sé cómo hacer un regreso triunfal -digo, entusiasmado.
-¿Cómo? -preguntan los cuatro al unísono.
-Ella me dijo que su película preferida es “Señales”.
-¿”Señales”? -pregunta la Cuyana-. ¿La de Shyamalan con Mel Gibson? Qué mal gusto, por Dios.
-Es una buena película, che -defiendo a mi damisela.
-Sí, pero de ahí a decir que es la mejor que vio… -dice el Tarta-. Tu película preferida puede ser de Woody Allen, de Tarantino, de Scorsese, de Coppola, de Fellini, hasta del aburrido de Bergman, pero una con Mel Gibson sobre una invasión extraterrestre…
-Es una buena película -me ofusco.
-Bueno -dice el Libanés-, tampoco nos desviemos. ¿Cómo va a ser tu rentrée triunfal?
-Bajé la película con el emule -digo-. Me costó un huevo, pero lo conseguí. Le voy a llevar la película de regalo.
La Trotamundos y la Cuyana se cubren la boca con la mano.
-¡Bien, Elementalete! -exclama la Trotamundos-. Es un gesto hermoso, la vas a dar vuelta.
-Es un desastre, Elemental -dice la Cuyana-. La vas a espantar. Es pendeja, por lo cual es más histérica que el promedio. La vas a asustar.

¿Adivinen cuál de las dos tiene razón?

Anuncios

Responses

  1. Es pendeja pero te tira onda con ventilador, pobre piba. Ya no sabe qué hacer, cualquier gesto de acercamiento tuyo será bienvenido.
    Por otro lado, es sabido que los talleres literarios están hechos para que el coordinador pueda embambinar talleristas, no veo por qué te hacías problemas por eso.

  2. Luisette,

    ok, tu postura es similar a la de la Trotamundos y opuesta a la de la Cuyana. Ya veremos quién tuvo razón.
    por otro lado, lo de los talleres… ¿te parece que es para tanto?

  3. “¡No vale embambinarse al tallerista!”

    http://linkillo.blogspot.com/2007/01/para-el-bronce_18.html

  4. G.,

    ok, igual se refiere al masculino… Pero lo tendré en cuenta.

  5. Para mí que la que tiene razón es la cuyana, y acá empieza de nuevo el sufrir de la batata, digo, de Elemental y su batata

    Y si, embambinar+tallerista, ecuación que no falla

  6. Emma,

    recuento de votos.
    1 para la Trotamundos, 1 para la Cuyana.
    embambinar alumnas: 2 a favor, 1 en contra.

  7. hola elemental, hace tiempo que vengo (doy cuenta de mi interés en tu blog) y nunca opino (y doy cuenta del pudor que me genera la exposición ajena), pero esta entrada la finalizaste en tono de indagación y eso me capturó:

    no conozco de esta sonia más que los datos que hasta aquí aparecen, y seguro tienen sesgo (seguro!), no obstante la presentaste como a una cazadora, ergo…

    si le demostraras demasiado interés disminuirías proporcionalmente el suyo en la cacería, entonces voto que Cuyana te dio el mejor consejo

    en off
    las mujeres no se entienden en generalizaciones, sino en categorías, y hay categorías cuyo único elemento es una sola mujer
    cierro el off

    quiero tener razón en mi voto, pero me gustaría que te haya ido bien con la decisión que tomaste
    (pero no tanto como tener razón)

    saludos
    Gaby

  8. Cogito,

    te doy la bienvenida a los comments.
    agrego tu voto para la Cuyana y su postura, que le gana 2 a 1 a la de la Trotamundos (¿caerán sus acciones como consejera sentimental?).
    el off, brillante, glorioso.
    saludos

  9. Palmetas aplaudidoras para el Off de Gaby

  10. La Cuyana tiene mi voto.

    Sí, muy bueno el “off” de Gaby.

  11. Voto por el consejo de la Trotamundo, yo te hubiera dado el mismo.

    …Aunque para el relato sirve mas el otro.

    Por que dice la rubia Lulu que fumás? Vos fumás?

  12. Bueno, ganaste! paso siempre, pero espio y me voy. Sin comments.
    Lo que me mata es la falta de certezas.
    Pero pienso, si es verdad, felicitaciones por la forma en que transformás situaciones cotidianas en un relato atrapante.
    Si es ficción, felicitaciones también por hacerlo de esta forma, donde ya no distinguimos que sucedió y que se inventó (o si todo se inventó!).
    Igual, no te apenes, ni te agrandes con mis apreciaciones porque yo de todo esto no entiendo nada. Pero, que querés? ante la mínima posibilidad de que sea cierto, la chusma que llevo adentro, y a la que le tengo restringido el acceso a Gran Hermano (y mugres similares) me arrastra hasta aquí todos los días para saciar su sed de “vida ajena”.
    Nos vemos a la vuelta capo!
    saludos

  13. Antisonia, Curiosa,

    viene ganando la Cuyana 3 a 2, entonces.

    Lady Kelvin,

    bienvenida a los comments.
    “Lo que mata es la falta de certezas”. Algo me dice que este blog se parece cada vez más a “Lost”, je. De hecho, no estaría mal como promo, ¿no?: el “Lost” de los blogs.
    te aclaro, como de costumbre: es verdad. La diferencia entre la realidad y la ficción, decía Mark Twain, es que la ficción debe ser verosímil. Lo que cuento en el blog no es verosímil, pero sí cierto.
    beso

  14. Fumas o no?

  15. Curiosa,

    el hombre es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras, por lo que hay cuestiones que prefiero que se mantengan en la dimensión de lo sin responder.

  16. Que esto no se transforme en el Gran Hermano de los blogs. Brindo porque importe la historia/literatura y no el vouyerismopermitidoporqueesintectual.

  17. perdón, debía decir vouyerismopermitidoporqueesintelectual

  18. Perdón, pensé que habias olvidado la respuesta, no que tu silencio fuera deliberado.

  19. Fedet: igual la cagaste las dos veces, porque es voyeurismo.

  20. Fedet,

    la recepción del blog depende de los lectores. No me parece mal la lectura “reality”, más allá de que no sea mi intención al escribir. Igual, reconozcamos que el morbo, al saber que lo que narro es algo cierto, resulta mayúsculo.

    Curiosa,

    todo bien.

    Crab,

    hubiese jurado que era vouyeurismo. Lo chequeé en la RAE, y tenés razón, como de costumbre.

  21. En la RAE hay palabras francesas?

  22. Ahora el genio es el Tarta.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: