Posteado por: Diego Grillo Trubba | 31 mayo, 2007

Sonia 00: Prólogo 20: El día en que conocí al Libanés y a la Trotamundos

Asisto al taller del profesor. Me asignó el grupo de los miércoles a la noche. Argumentó que es el grupo en el que hay gente más afín a mí. Conozco al Profesor, y sé que debe ser el grupo en el que tiene menos alumnos.

No me equivoco.

Asistir a un taller luego de tanto tiempo, al mismo tiempo que tengo alumnos en casa, es extraño. Me digo que los analistas supervisan sus casos y deben, a su vez, analizarse. La frase me resulta tranquilizadora.

La metodología del taller es clásica -nada que ver con la que aplico en mis clases-: se lleva algo escrito, el Profesor lo lee y va corrigiendo puntos, comas, sinónimos, rimas involuntarias, repeticiones inconducentes. No se habla de teoría, ni de estructura del relato. No me jode, eso sí lo sé. Justamente, lo que me viene bien en estos momentos es que me corrijan puntos, comas, sinónimos, rimas involuntarias. Me pregunto si el resto de quienes escriben son tan malos como yo a la hora de corregirse a sí mismos.

En el grupo hay varios adolescentes que, a medida que escucho, adolecen de talento. Está el Libanés, también, a quien el Profesor está terminando de corregirle una novela premiada, que no se lee en clase. Tarde, llega la Trotamundos. La miro: me parece linda. En ese mismo instante, miro mi barriga que amenaza desbordar la camisa. Soy un asco, pienso.

Llevo un cuento serio, nada de humor. Me gustaría que la gente sepa que no hago sólo humor. ¿Tengo el complejo del payaso, que hace reír pero sufre? Puede ser.

El cuento que llevo es bastante choto: es una larga descripción de una imagen de dos viejas cenando sopa, y voy descomponiendo esa imagen, resaltando detalles para ir reconstruyendo las vidas de esas dos viejas y cómo llegaron a esta situación. Se va deduciendo, también, que se trata de dos asesinas. Al final, la imagen se resignifica: las dos viejas que cenan temen que la otra la esté envenenando.

Al Profesor le gusta. El resto de los alumnos no opina. Este taller no tiene muy en cuenta esa parte de los talleres.

Al salir, camino junto al Libanés. Charlamos.
La primera opinión que me formo de él es pésima.
El Libanés se dedica a mandarse la parte de que le premiaron su novela, que la presentó a un concurso pese a que el Profesor le había dicho que aún no estaba lista, pero que se la premiaron. A lo largo de su monólogo, creo que repite la palabra premio en una cantidad inabarcable por la matemática moderna. Introduce con fórceps una anécdota del acto de premiación, su encuentro con Ernesto Sábato -uno de los jurados-. Palabra tras palabra, se manda la parte. Yo lo miro de reojo, no puedo creer que haya tanta soberbia en un cuerpo tan diminuto. Por sus palabras, se desprende que escribió una obra maestra, y que él le hizo el favor a los organizadores del concurso al presentarla. Dice que se la van a publicar. No, miento, dice:
-Me la van a publicar pese a que en las bases del concurso no estaba especificado que lo harían.
-¿Cómo que no? Según recuerdo, las bases decían que la novela ganadora iba a ser publicada.
-Sí, pero no lo aclaraban para el segundo premio. Luego de leerla, hicieron la excepción.
Lo miro de reojo. La verdad, su soberbia me enferma. Me recuerdo a su edad -tiene 28-, me pregunto si era así. Me digo que mientras me creí un genio escribí las peores páginas que podía generar. Digo, entonces:
-Ah, pero entonces no ganaste.
Él me mira, desubicado, y alcanzo a distinguir el odio en sus pupilas.

Luego, comienza a hablar acerca de la antología en la que incluyeron mi cuento. Lo hace de forma tal de dejar claro que mi cuento no le gustó por humorístico. Lo hace de forma tal que lo que creo distinguir es que lo que dice, en verdad, es que la antología tuvo la mala suerte de que a él aún no lo hubiesen publicado, porque sino sería mejor libro. Digo, habla bastante mal de la antología.

Nos despedimos en la parada de su colectivo.
A esa altura, ya lo detesto.
Y creo que el sentimiento es recíproco.

Anuncios

Responses

  1. Conversación, s. Feria donde se exhibe la mercancía mental menuda, y donde cada exhibidor está demasiado preocupado en arreglar sus artículos como para observar los del vecino.
    Del diccionario del Diablo nuevamente.

  2. Fedet,

    una vez más, brillante.

  3. Elemental, ya que hablás de correcciones, donde dice: “adolecían de talento” debería decir “adolecían de falta de talento”, aunque te venía bien el “adolecer” con los “adolecentes”.

    “Adolecer” sgnifica:

    2. En su acepción más habitual, ‘tener algún defecto o sufrir de algún mal’, es intransitivo y lleva un complemento introducido por de, que expresa el defecto o el mal: «El tono que empleaba Pura en todos sus comentarios […] adolecía de insolencia»
    3. Es impropio usar este verbo con el significado de ‘carecer’: «Adolecen de un entrenamiento adecuado» (Tiempo [Col.] 21.1.97). Aunque no son incorrectas oraciones como Adolecía de falta de coherencia, debe advertirse que la expresión resulta más clara y directa si se sustituye por Adolecía de incoherencia o Carecía de coherencia”.

    Como verás, no siempre el uso correcto de las palabras, los puntos y las comas tienen que ver con un buen texto. Es más, nadie usa el verbo “adolecer” en su “forma correcta”, por lo que, supongo yo, los de la RAE tendrán que darle el visto bueno, pues “el hablante” es el que tiene la última palabra.

    Qué raro un taller donde sólo se corriga la normativa de los textos. ¿No?

    Dos cosas más:
    1) La crítica del salame fue despiadada y gratuita.
    2) Todos los escritores son soberbios. Bueno, casi todos.

  4. Perdón, firmo: Serena, no “anónimo”.

  5. Serena,

    bien ahí por lo de adolecer. Igual, como decís, si la interpretación está instaurada en el habla cotidiana, la interpretación será correcta.
    no es tan raro un taller que enfatice en la corrección de estilo. De hecho, la mayoría de los talleres que conozco hacen eso. Lo cual, por cierto, no está mal. Sin ir más lejos, los talleres donde se enfatiza en la estructura, teoría, etc., suelen “adolecer” de la corrección de estilo, que siempre es necesaria en algún momento.
    no sé si todos los escritores son soberbios. Sí que tienen una serie tendencia al egocentrismo. Y que, seguro, hay un momento, antes de sentarse a escribir algo que se les acaba de ocurrir, en que creen ser geniales porque se les ocurrió eso. Los que tienen sentido común, después de un tiempo se olvidan de esa supuesta genialidad.

  6. Mataría una opinión del Libanés a este post.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: