Posteado por: Diego Grillo Trubba | 29 mayo, 2007

Sonia 00: Prólogo 08: Cómo el Editor Más Fachero me cambió la vida (1)

Marzo del 2005. Me escribe una escritora amiga -que, ya lo relataré cuando corresponda, es Sonia -(aún no lo calculé)-. Me cuenta que hay un muchacho que está preparando una antología de nuevos escritores argentinos, que es importante haber publicado algo y haber ganado un premio y tener menos de treinta y cinco. Ella, lo sabe, reúno las condiciones. Me cuenta que la citó a ella, y que le pidió que si sabía de alguien le pasase la data. Ese alguien soy yo.
Me paso medio día meditando si escribirle o no. La novela que publiqué es vomitiva. Me la premiaron, pero tiene errores groseros de redacción. Estructural y temáticamente está bien, ése es mi fuerte, pero no me pueden compilar entre nuevos valores literarios si mi redacción es lamentable, pienso.
Al final del día le escribo al Editor Más Fachero.

Me cita. Voy. Le llevo un ejemplar de la novela, uno de los que tiene la faja donde indica el premio -de paso, la faja impedirá que la lea, espero-. Me cae bien de entrada. Tomamos un café, hablamos de los desastres de la industria editorial argentina, de la desastrosa industria editorial argentina, de la fe que él tiene en que hay nuevos escritores que puedan generar un recambio. Me pide que le envíe cuentos.
-Dos o tres -dice.
Durante mi estancia en Bologna escribí una novela desastroza y un libro de cuentos aceptable. Los cuentos rondan, todos, el tema del exilio. Los releo apenas llego a casa luego de la entrevista con el Editor Más Fachero.
-Dos o tres -pidió.
Le envío seis.

Pasan los meses.
Sonia -(aún no lo calculé) me avisa que ella ya quedó en la antología.
Mierda, estoy descartado, pienso.

Un sábado, mail del Editor Más Fachero. Dice que está terminando de elegir los cuentos que quedarán. Que hay uno mío que le gusta, pero que le falta corrección.
Por sus palabras, estimo que de los veinte cuentos que compondrán la antología ya debe tener más de quince. Es mi última chance.
En el mail también me solicita enviarle el cuento con correcciones cuanto antes.
Es sábado.

El lunes, cuando llego al trabajo, mis compañeros me miran.
-Qué cara -dicen.
-Es que no dormí en todo el fin de semana -digo.
Y es verdad. Reescribí todo el cuento y se lo envié al Editor Más Fachero ayer por la noche.

A medida que pasan los días, calculo que ya debe haber dieciséis cuentos elegidos, luego diecisiete, luego dieciocho, luego diecinueve.
Cuando ya pasaron dos semanas, pienso que ya fue.
Qué cagada, pienso.

A los veinte días, recibo mail del Editor Más Fachero.
Mi cuento finalmente queda en la antología.
Recibo el mail en el trabajo, lanzo un grito.
Manotas, un compañero que me quiere, se acerca y como no puedo hablar le hago leer el mail. Lo lee, y él también grita.
Me abraza.

Yo, un tipo que hace meses sólo sale de su casa para ir a trabajar, que el contacto más profundo que tiene con otro ser humano es con prostitutas, quedé en la antología.
Y, encima, con un cuento humorístico.

Anuncios

Responses

  1. Elem, esto de los prólogos está buenísimo. Es una especie de todo lo que usted quería saber sobre Elemental pero no se atrevía a preguntar. Este blog sube como pedo de buzo.

  2. Satán,

    no lo había pensado, pero tenés razón.
    usted, una vez más, demuestra ser un grande. Gracias.

  3. jaja! La antología era la JG no?
    Creo que sé quien sos, y quien es Sonia 00
    Pero mejor no digo nada, mejor el silencio…cri..cri..
    😉

  4. volviste con todo, elem. los lectores, agradecidos.

    antisonia

  5. Luisette,

    no voy a decir los datos concretos. Ya tienen suficientes pistas.
    lo que sí, no tengo la más remota idea de cómo dedujiste quién es Sonia 00, sobre quien aún no hablé, pues era compañera del laburo.

    Antisonia,

    digamos que los quince días de reposo me hicieron fortalecer. Posta, al final de Sonia 04 estaba agotado.
    igual, los reemplazantes con “La peor cita de mi vida” creo que estuvieron a la altura de las circunstancias, ¿no?

  6. No importa, yo no digo nada. Cri-cri….
    Mi silencio es sepulcral.

  7. sí, claro. me encantó leerlos y voté los que más me gustaron (ya lo sabrás, mi IP me delata). no me animé a comentar porque soy tímida, aunque no parezca.

    antisonia

    pd: lo que contaste sobre tu relación con las practicantes del oficio más antiguo del mundo me hizo suspirar de alivio.

  8. Luisette,

    hoy estás iluminada en sentido inverso: primero me bardeaste con lo del pago, y ahora, involuntariamente, utilizaste el apodo que más detesté en toda mi vida.
    igual te perdono.
    estás en esos días?

    Antisonia,

    ¿suspiro de alivio? ¡Me mataste! ¿Por qué? ¿Qué había maquinado tu loca cabecita?

  9. nada muy grave. algo menos, cómo decirlo, utilitario. eso.

    antisonia

  10. Antisonia,

    ¿temías que me enamorase? Jajajaja, no, nada que ver. Soy bien neurótico, y la prostitución presenta la ventaja de que, por pacto previo, no se involucran los sentimientos.

  11. no tampoco pensaba que podías enamorarte de una (por lo que he leído sobre vos, me parece casi imposible). pero no puedo dar más precisiones, me da vergüenza!

    anti

  12. Antisonia,

    ahora sí que despertaste mi intriga. ¿Tenías miedo de que no usase forro y me agarrase una peste?
    por favor, con todo lo que cuento bien podés contar…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: