Posteado por: Diego Grillo Trubba | 18 mayo, 2007

La peor cita de tu vida: Lolamaar (y 3)

Me pregunté qué hacer. La cita estaba perdida. Esto me pasa por boluda, por desconfiar del amor que tengo con A., por creer en lo que dice mi madre, que esta relación no es para mí. Me lo merezco.

Me lo merecía. En esa época los celulares eran aparatos enormes y para pocos. Yo no tenía. No existía el cliché de la llamada rescate, esa que te permite huir de una primera cita si la cosa se pone fea. Entonces decidí.

El muchacho (admito que no recuerdo su nombre) se sentó frente a los televisores y yo de espaldas. Conversamos y de a poco empecé a exagerar todos los rasgos que me diferenciaban de él. Hablé de mi amor por la literatura y el teatro. En cine nombré a Woody Allen, Bergman, Almodóvar, algún surrealista que nunca vi, y hablé de cuán importante era el trabajo con los chicos que yo hacía cada sábado, la misión educadora, la educación para todos. De ahí, un paso al comunismo. ¿Mi sueño? Conocer Cuba, hacer teatro en Cuba, escuchar a Fidel. Sí, claro, estoy ahorrando para eso, para hacer mi viaje, y después otros, viajar y viajar. Así le hablaba. Cuando me preguntó si tenía novio le dije que no tenía novios, tenía amores. Una idiota.

El encuentro duró lo menos que pude. Me llevó a casa. Intentó un beso que yo evité bajo el recurso de la inocencia: no, hoy mejor no.

Subí convencida de que el muchacho no volvería a llamar y muy pero muy enamorada de A.

Recibí dos llamados más que nunca respondí.

Y con A. estuve de novia cuatro años.

Anuncios

Responses

  1. Ay Lolamaar que fiasco…una vez me sucedió algo parecido. Yo, acababa de cortar con un novio al que quería muchísimo y estaba tan en cualquiera que caepté salir con un decsonocido que me pidió el tel mediante papelito (en una clase del cbc, el tipo me pareciá lindo porque iba a la facultad con unos trajes para morirse pero cuando me pasó a buscar por la casa de una amiga tenía puestos unos chupines (nada de moda en ese momento) horribles y zapatillas gigantes y una remera apretada, me quería morir, era contador y tenía el fetiche de lo que él llamaba las chicas desestructuradas. Ja! eso venía a ser yo, creo que por sentarme en el piso. Un horror.
    Bueno, me fui al carajo….beso.

  2. Jajajaja, me reí bastante.

    Qué gran iniciativa esta de “La peor cita de tu vida”, yo tengo varias,pero se ve que es tarde para contar la experiencia igual,¿no?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: