Posteado por: Diego Grillo Trubba | 15 mayo, 2007

La Peor Cita De Tu Vida: El Tarta (6)

Subimos el ascensor con cierta incomodidad. Al llegar dice que la espere un minuto, entra, deja salir a la perra al hall (para que me reconozca), imagino que ordena un poco el living mientras me hago amigo de la perra, la puerta se abre y entramos. Elena pregunta si quiero tomar algo. Como sé que no tiene alcohol, digo: agua, gracias. La perra, además de ser fea, negra, chiquita y llamarse Pili, es insoportable: no me gruñe a mí sino a ella, algo que me resulta muy extraño, sumado a que está todo el tiempo encima de nosotros. Es decir: Pili se pega a mí y cuando Elena se aproxima (para alcanzarme el vaso de agua, por ejemplo), le ladra y le tira un tarascón. Digo que Pili es su síntoma, ella sonríe y pregunta si soy conciente de que siempre desvío la mirada (refiero algo sobre la dureza de la mirada paterna y algún trauma relacionado con eso) y después de conversar un rato nos abrazamos. Acerco mi boca a la suya y ella se aparta. Ella quiere algo maternal-afectuoso y yo algo sexual. ¿Vamos a la cama?, pregunta. Intuyo que tampoco allí habrá sexo, pero quién sabe. Nuestros cuerpos, juntos, tienen su química. Pili molesta y la aparto con el brazo. Elena me saca la remera y nos besamos en el cuello y en la cara (no besa en la boca en las primeras citas, aunque quizás debería decirle que esta no es la primera cita sino la segunda, aunque para qué hacerlo, para qué decir cualquier cosa que ponga en juego incluso este tipo de relación –si es que puede recibir ese nombre- sin besos). Me besa en el pecho, pero intento tocarle o besarle los pechos y me detiene. Sacarle la remera, tampoco. Me besa el estómago, después en los hombros y las orejas mientras empieza a apretar su cuerpo y a rozarse contra mi pantalón. Sigo el juego. La temperatura sube. Pili contraataca, la pateo y por fin se acuesta en la cama de la hermana, donde duerme cada noche. Mi anfitriona (de quien ahora siento que podría enamorarme) sólo me deja que la toque por sobre su pantalón. Hasta acá más o menos bien (soportable), por instantes muy bien, hasta que ella grita en mi oído y después no hace nada más. Al rato percibe mi enojo: ¿qué te pasa? Me siento mal fisiológicamente. ¿Por? Porque me parece injusto: vos acabaste y yo no. Bueno, podrías haber aprovechado el roce. En mi caso no funciona así, soy varón. Bueno, mala suerte. Además, dice, no sé, tocarte, así, me parece algo muy… animalesco. Okey (andate a la concha de tu madre). Ah, y tengo novio. Perfecto. Claro, a vos te viene bien porque buscás relaciones ocasionales. Sé que miente pero ya no me importa nada de lo que diga. No sé por qué me enojo tanto (yo también hice cosas parecidas), pero es como una reacción alérgica de rechazo. Ella dice que su ex novio la acusaba de ser egoísta sexualmente. Esa es la diferencia entre nosotros: mi ex ex decía que yo en la cama era de lo más generoso (o que sólo era generoso en la cama, bueno, no viene al caso). Quizás debería irme, pero no sé por qué continúo en esta cama.

(continuará)

Anuncios

Responses

  1. Bueno, bueno… empiezo a antender por qué fue la peor de tu vida!
    Sigue intrigando. Sigo queriendo saber saber mas.

  2. Mr. T

    Muy bueno el cuento, yo también ya quiero saber cómo termina. Esperaré junto al resto el desenlace…

    Elemental

    Aprovecho para felicitarte por el blog. Aunque no posteo nunca hace tiempo que lo vengo siguiendo, desde las primeras Sonias. Cada vez que lo leo me doy cuenta de que no estoy tan lejos de ser otra neurótica, jaja.

  3. Otra neurótica,

    gracias por las felicitaciones.
    muy mal eso de no comentar nunca.
    yo me pregunto, en el caso de las neuróticas, ¿dan con Sonios?

  4. Elem, a veces sos tan lento. Se puso “otra neurótica”, se iguala a vos. No está buscando un Sonio, nene.

  5. He conocido a algunos. De todas formas, no creo que les pase sólo a los neuróticos, debe haber tantos Sonios y Sonias en el mundo…
    En fin, lástima que yo no escribo.

  6. jajaja Satán, no lo mandés al frente asi!
    Dejá que haga lo suyo (entre neuróticos se entienden :P)

  7. Hasta ahora, lo mejor de la historia, la perra chiquita, negra y fea ladrándole a la propia dueña; este dato ya nos dice mucho sobre tu Elena.

    Digo yo, y perdonen mi ignorancia: si lo que quieren algunos es ese tipo de sexo, ¿no es mejor buscar una puta y listo?

  8. Satán,

    ¿te parece?

    Otra neurótica,

    sí, pero a los que no son neuróticos los Sonios y Sonias no los afectan tanto.
    igual, dale, mandá la peor cita de tu vida, que te podés ganar una maravillosa licuadora.

    Emma Peel,

    no comments.

    Serena,

    coincido totalmente. De ahí mi consumo prostibulario durante un largo tiempo.

  9. Elemental:
    Shhhhhhhh

    Respecto a ampliar la mía, ponga lo que considere como buen editor(leyendo al Tarta me di cuenta que realmente rajo rápido =)

  10. Emma Peel,

    el rajar rápido es, también, muchas veces, señal de sabiduría.

  11. El escrito del Tarta va ganando en calidad a medida que avanza (o avanzo).
    Y Elemental, por el amor de dios, por supuesto que existen los Sonios para las neuróticas, doy fe.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: