Posteado por: Diego Grillo Trubba | 11 mayo, 2007

Sonia 04: Final (y 2)

Martes (cont.).

Tomo el celular, busco el nombre de Sonia 04. Llamo.
-¿Hola?
-¿Sonia 04?
-¿Elemental?
-Sí. Mirá, disculpame que te moleste, pero te llamo porque me acaba de llamar tu vieja.
-¿Le pasó algo?
-No, no. No te asustes. O asustate, pero no por eso.
-…
-Digo, me llamó tu vieja y estoy bastante molesto. Me parece que es una impertinente, una maleducada. Me dijo una serie de cosas que yo no tenía por qué escuchar, y menos de parte de ella.
-No entiendo.
-A ver, en primer lugar, ¿por qué me llama tu vieja? Me parece que no tiene nada que ver, sos una mujer de casi cuarenta años y mandás a llamar a tu vieja.
-Yo no mandé a llamar a nadie.
-Bueno, entonces llamó de onda, pero llamó. Y no entiendo por qué carajo llamó.
-Es que yo no estoy en Buenos Aires, estoy de vacaciones.
-¿Y yo qué tengo que ver?
-No entiendo.
-Digo, ¿yo qué tengo que ver en que vos te vayas de vacaciones y a mí me llamen tus viejos?
-No entiendo, para qué te llamó.
-Para pedirme que lleve las llaves del depto a la inmobiliaria.
-Ah, puede ser. Como yo me fui de vacaciones, los que se ocupan de ese tema son mis viejos.
-Disculpame la pregunta, pero… ¿A mí qué me importa, a quién dejaste a cargo? ¿Por qué me tiene que llamar tu vieja, qué relación tengo con ella?
-Bueno, ellos hoy me mandaron un mensaje de texto de que habían devuelto las llaves, que estaba todo bien…
-Mirá, Sonia 04. Primero y principal, a mí no me importa si estás de vacaciones o en Buenos Aires: a mí no me llaman tus viejos. Ya me banqué bastantes llamaditos al depto de José María Moreno a las cuatro de la mañana, a las siete de la mañana, y cuando atendía me cortaban.
-Ellos no fueron.
-¿Fuiste vos, entonces?
-No, tampoco.
-Ok, entonces desde que nosotros cortamos hubo una persona que se empezó a equivocar, que nunca se había equivocado antes, y llamaba a cualquier hora.
-No me creas, si no querés.
-No me importa. Ya no estoy en ese departamento. Lo que quiero decirte es que tu vieja me llamó en un tono que considero inadecuado, y te pido que no vuelva a llamarme nunca más, ni ella ni tu viejo ni nadie.
-¿Inadecuado?
-Sí, inadecuado. Primero, me dijo que tuvieron que pagar una multa por la entrega del depto, para enseguida aclararme que “eso es lo que nos costó este chiste”.
-…
-A ver, me parece que estaría bueno que le aclares a tu vieja, o a quien carajo quieras, que para mí la relación que tuve con vos no fue un chiste, el irme a vivir con vos no fue un chiste.
-No, para mí tampoco.
-Dejame seguir. Para mí fue una pesadilla, no un chiste. Y no sé qué entiende tu vieja por chiste, y mucho menos sé para qué carajo me llama para decírmelo.
-Mirá, Elemental, tanto ellos como yo estamos muy dolidos con todo lo que pasó…
-A ver, me parece que resulta necesario que entiendas una cosa: no me importa si están dolidos, no me importa si están felices. Lo que no quiero es que me llamen para decirme pelotudeces. Porque lo que hubiera correspondido, cuando tu vieja me dijo eso, fue que la mandara a la reputísima madre que la parió. ¿Y sabés por qué no lo hice? Porque es una anciana. Es uno de los dos ancianos que dejaste a cargo mientras vos te rajaste a la mierda y ni siquiera te hacés cargo de llamarme para avisarme de lo de las llaves. Y te aclaro algo: no es que quiera que me llames, nada más lejano, pero desde ya que no quiero que me llamen tus viejos, y menos tu vieja en ese tono. Digo, no sé cuál es la educación de tu vieja y no me importa, pero no lo voy a tolerar más. Y el tonito que usó conmigo me hace sospechar que no saben los motivos reales por los que nos alejamos uno del otro.
-…
-Lo que intento decirte, y quiero que te quede bien en claro, es que si vuelve a llamarme tu vieja, tu viejo, tu abuela, tu hermana o la reputísima madre que me parió, lo que yo voy a hacer es proceder a explicar los motivos reales de por qué no estamos juntos.
-Es que ellos… es que yo… ¿Y cuáles son, esos motivos reales?
-Varios, por lo menos los que me llevaron a mí a irme a la mierda. El primero, es que me volviste loco. El segundo, es que me despreciaste de todas las formas imaginadas.
-Estás tan equivocado.
-No, esperá que no terminé. El tercero, es que antes de salir conmigo fuiste una atorranta que le metió los cuernos al novio durante seis meses y que después salió con un tipo casado dos años, y que me lo refregaste de todas las formas habidas y por haber. Lo que intento decirte es que, si me vuelve a llamar alguien de parte tuya, voy a aclararle estas cosas, los motivos de nuestra separación.
-…
-Y, por otro lado, tu vieja me dice que hubo que pagar una multa y me dice el monto de la multa. No entiendo, para qué carajo me dice eso. ¿Ustedes están esperando que yo me haga cargo de la multa?
-Bueno, yo quería hablar con vos la semana que viene, cuando vuelva a Buenos Aires. A mí me parece que esto fue una apuesta de los dos, y que tuvo costos de entrada y salida para los dos. Justamente, me quería reunir con vos para que habláramos de eso.
-…
-Digo, para hacer cuentas.
-…
-…
-¿Vos estás en pedo?
-¿Qué?
-Digo, ¿vos estás en pedo? ¿Vos estás segura, de que querés contar costos de entrada y salida al hecho de vivir juntos?
-Sí, lo hablé con Malena, mi analista suplente, y me parece que es lo más justo.
-A ver. Te repito la pregunta: ¿vos estás segura de que querés contar también los costos de salida? Digo, hasta donde hicimos las cuentas yo te estoy debiendo dos lucas. ¿Vos querés que contemos también la salida?
-Sí. Sí, creo que es lo más justo.
-Bueno, bárbaro. Mañana te paso las cuentas. Computo esa multa, claro. Igual, desde ya te adelanto que me vas a deber guita vos a mí.
-¿Qué?
-A ver si entendés. Punto uno, mientras vos te volviste a tu departamento-consultorio, yo tuve que salir corriendo a buscar departamento. Punto dos, vos dijiste antes de que nos fuéramos a vivir juntos que si la cosa no funcionaba yo me iba a vos te ibas a quedar…
-No me puedo quedar, son demasiados recuerdos.
-Ok, lo entiendo. Pero ése es tu problema, no mío. Y no lo digo de hijo de puta. Lo que intento es que en algún momento te detengas a pensar en que el otro también perdió cosas.
-Vos sólo pensás en vos.
-¿Vos me estás jodiendo? ¿Yo sólo pienso en mí? A ver, Sonia 04, por irme a vivir con vos dejé un departamento alquilado en el que vivía bien, y ahora estoy en otro que cada mes me cuesta cerca de trescientos pesos más que el otro que hubiese alquilado.
-El otro te lo iban a aumentar cuando renovases el contrato.
-Ya lo sé. Estoy pagando trescientos pesos más sobre el valor de lo que le alquilaron al nuevo inquilino el otro. ¿Vos tenés una idea de lo que fue para mí, desde lo económico, dejar el otro depto? No, claro, vos te pensás que como vos cargaste las pocas cosas que habías mudado de vuelta a tu consultorio, la historia se terminó. Eso, es el costo de salida, para vos. ¿Sabés qué? Si yo tomo en cuenta todo lo que me costaron las mudanzas, perdí alrededor de diez lucas. Y no te pido un mango, más vale, pero ya me parece de una miserabilidad absoluta que yo tenga que pagar la multa de un departamento en el que vos no quisiste quedarte. Estoy endeudado hasta las pelotas, y vos querés seguir cagándome. ¿Y sabés qué? No quiero que me cagues más, bastante daño hiciste, ya.
-Bueno, cuando vuelva a Buenos Aires nos reunimos y sacamos las cuentas.
-Cuando vuelvas a Buenos Aires, con vos no me reúno un carajo. A vos no me expongo más. Si querés comunicarte conmigo, hacelo por mail. Ni el teléfono, pienso atenderte. Quiero que entiendas algo: a mí no me hacés más daño, conmigo no arrasás más. Y eso aclaráselo a Malena, a Gaby y a la cochinchina.
-…
-…
-Yo no entiendo, vos me hablás en ese tono, como que me ponés los puntos. Yo siempre te traté con respeto. Snif.
-Por favor, Sonia 04. Tonito de víctima no, eh. Esa hacésela a tu vieja, a tu viejo, pero a mí con esa no me corrés. Sos una mala persona, con la que no quiero volver a tener contacto.
-Vos nunca me conociste.
-Con lo que conocí de vos me alcanza para varias vidas.
-¿Pero qué querés?
-¡Quiero que no me rompas más las pelotas, ni vos ni nadie! ¡Quiero que no me llamen y corten! ¡Que no mandes a llamar a tu vieja para pedirme guita! ¿Vos te creés que lo que yo perdí, en todo esto, es plata? Pobre infeliz. ¿Tan mal, te educaron, tan obtusa sos?
-¿Lo que vos querés es que no te llame más?
-Exacto.
-Listo.
-¿Listo?
-Listo.
-Perfecto.
-¿Algo más?
-Muchas cosas, pero no vale la pena decírtelas. No puedo inventarte la culpa, no puedo decirte los errores porque no estás capacitada para una autocrítica. Me das mucha lástima.
-Chau, Elemental.
-Chau.

La imagen se congela.
Estoy furioso. Las manos me hierven. Comprendo, en este instante, la dimensión de la miserabilidad de Sonia 04. La odio. La detesto. Y me odio a mí mismo por haberme expuesto a ella durante tanto tiempo. Necesito justicia. Necesito algo. Necesito expresarme. Ya empecé a escribir sobre ella en el blog, pero necesito más. Necesito contar todo con lujo de detalles, para que ella se vea. Porque va a entrar, seguro que va a entrar: será su trofeo. La única forma de ganarle a un ser miserable es exponerlo en su miserabilidad. Tengo que contar todo, absolutamente todo. Tengo que hablar de ella sin hablar de ella, que el lector se deje llevar, que comprenda quién fue a partir de la anonimia, que reconstruya, el lector, en su imaginario, a Sonia 04, que la invente, que le tema si corresponde, que la desprecie si cabe. Y, al final, al final del relato, sí, dar un nombre. Sólo eso. Un nombre que ponga las cosas blanco sobre negro. Sí, dejar al descubierto la miserabilidad, aunque el costo sea exponer la mía propia, aunque me lleve más de dos meses y muchísimo dolor exponer todo lo que pasó con lujo de detalles. Sí, exactamente eso, es lo que voy a hacer.
La imagen vuelve a movimiento.

Colgué. Y fue, aquel movimiento, aquel cortar la comunicación, mi despedida absoluta de Cecilia A. A partir de aquel instante, de aquel preciso instante, Cecilia A. sería, para siempre, Sonia 04. Una Sonia más.

FIN
(sí, leyeron bien)
(pronto, los epílogos)
Anuncios

Responses

  1. ¿La plata que le debías? La que gastaron para entrar al depto no se la devolviste ni pensas hacerlo? No estoy juzgando, estoy preguntando.

  2. Anónimo,

    iba a ir en uno de los epílogos, pero adelanto: al día de hoy, la plata la debo. Le estoy devolviendo primero a mi vieja, y cuando termine con eso pienso devolverle a Sonia 04 lo que se había acordado. Es decir, $1.930.

  3. Ah! Menos mal, porque entre eso y que revelaste el nombre se me estaba por caer un ídolo. Ahora se me cayo medio.

    (Bueno, me parece que si estaba juzgando. Aunque no deberia, eso lo sé)

    De todos modos, seguis siendo mi ídolo como escritor; despues de todo no debería importarme otra cosa.

  4. Anónimo,

    todo bien.
    en mi descargo: sólo puse el nombre de pila.

  5. Elem, ovación total. Y no seas boludo: devolvelo, pero cuando corresponda.

  6. Satán,

    te agradezco la ovación.
    en relación a la deuda, ni bien pueda. En ese orden: primero a mi vieja, que perdió un laburo, luego a Sonia 04.

  7. no hay que devolverle nada aunque mi cancion de amor preferida dice “lo que debes / cómo puedes / quedarteló” gracias por la compañía elemental lindos meses de lidiar con sonia 04 sospecho que será irremplazable pero acá me quedo a la espera de nuevas villanas ¡next!

    discresonia

  8. Discresonia,

    intento cerrar con esto el tema deuda. Voy a pagar para quedarme con la conciencia absolutamente limpia. Una ironía muy apropiada, sí, sería pagarle con el dinero del adelanto de la publicación del blog como libro.
    de nada, discre, fue grata también tu compañía.
    una pregunta: ¿qué fue de tu revisionismo?

  9. temí terminar fascista
    como todo revisionista

    estás ahí elemental y yo acá es casi como cruzarse en los pasillos del discret

    discresonia

  10. Discret-sonia,

    estoy acá esperando que me traigan unos ñoquis con estofado. Cuando los traigan, último capítulo de Lost y retomo los epílogos (serán varios).

  11. cenaré yo también escucho ruido de buenos trámites en la cocina sonio-perdí-la cuenta se está esmerando vuelvo después para los epílogos me gustan los epílogos los epílogos son remedio para melancólicos y música para camaleones

    discresonia

  12. sonia04 ha arruinado para siempre el nombre “cecilia” que no pensaba ponérselo a una futura hija pero me gustaba.

    la amenaza fue muy efectiva, estoy segura de que no le contó nada a sus padres de sus andanzas. ah, y que todavía no entiende por qué se separaron… bueno, tal vez si leyó el blog captó algo.

    estoy de acuerdo con discre, (¿y con los redondos?) no hay que devolverle nada… aunque vos aceptaste y creo que no deberías haberla seguido en eso, ella fue la que tenía todos esos delirios de grandeza parejiles (¡la casa en el country, por dios!!!!!!!!)

    en fin, se acabó lo que se daba. ¡y qué bien se dio!

  13. Discre,

    no tenés un Sonio, che, eventualmente será un Elementalito no sé cuánto.

    Antisonia,

    Sonia 04 arruinó muchas cosas.
    la amenaza fue, sí, efectivísima.
    deuda, etc.: no se ofendan, pero es una decisión íntima e irrevocable. Cuando tenga el dinero, haré una transferencia (ni en pedo la veo para dárselo).

  14. Y llegó no mas el final!
    Apreciaría taaaaaaanto que la deuda sea cancelada con el adelanto de la publicacion del blog!
    pero taaaaaaaaaanto!

    Amo las ironias! Y la vida tiene esta tan interesante manera de acomodar los melones…

  15. Clarita,

    haremos todo lo posible por que el destino sea irónico.

  16. Creo que la devolu´ción debería incluir un ejemplar del libro, dedicado para “Sonia 04”

  17. uuuhhhhh…
    yo me llamo Cecilia, pero nadie se quejó de mi forma de ser hasta ahora, asi que por suerte mi nombre no lleva maldición.
    Si llego a ser así algún día, que alguien me pegue jajaja.
    baccio

  18. Ufa!… me pegó re mal!! llevo como 12 horas leyendo toda la historia, odiando a Sonia 04 a más no poder… para llegar al final y que se llame Cecilia!?!?!?!…. buuuuuuu
    De todos modos… seguiremos leyendo… siempre se aprende de errores ajenos… gracias.
    Besos,
    Ce.

  19. Mira… qué decirte. Lo único que podes cambiar es a vos mismo, ella que haga su vida, pero vos fijate de todo esto que podes aprender para que no te vuelva a suceder. La tipa era una loca, pero al menos por lo que sabemos de esta historia siempre te fue de frente: nunca te simuló amor, comprensión, tolerancia… o cualquiera de las actitudes o sentimientos que vos pretendes de tu pareja. Te contó de una todas sus metidas de pata con los ex’s sin demostrar ningún tipo de arrepentimiento, pero vos se lo aceptabas y seguias adelante.
    Es lo único que puedo comentar: fijate tus metidas de pata y como te comprometiste y expusiste con una persona que vos mismo veías no era lo que vos esperabas como pareja. Si vos no volvés a equivocarte en esto en el futuro, al menos esta historia, no se vuelve a repetir.

  20. Siempre estuve orgullosa de mi nombre… me gusta, esas cosas que uno no puede explicar.. y este final me mató… no puede llamarse Cecilia alguien así…
    En fin.. hace días que me vengo leyendo tu blog, sigo a ver si me pongo al día, pero me falta mucho.
    Saludos desde la orilla de enfrente ;-).

  21. Ay! No le pagues nada, quedatelo como indemnización…bah a esta altura no sé que habrá pasado, después de un año ya.
    Qué historia, Elemental!

  22. Ay! No le pagues nada, quedatelo como indemnización…bah a esta altura no sé que habrá pasado, después de un año ya.
    Qué historia, Elemental!

  23. No se si quedó el comentario anterior, te decía que no le pagues nada, que te quedes ese dinero como indemnización y que en realidad ya pasó un año de todo esto, asi que seguro llego tarde con el consejo.
    Uff…qué historia, Elementalito!!
    Te mando un abrazo.

  24. Ha sido toda una experiencia la lectura de tu historia. El proceso tuvo de todo, llanto, risa (mucha), miedo, reflexión.
    Me vi reflejada en algunas conductas y actitudes tuyas , lamentablemente también, en algunas de Sonia 04. El saldo es positivo.
    Te agradezco la experiencia… y buena suerte. Que se concrete lo de la publicación!!

  25. Bueno, he terminado de leer tu historia de Sonia 04 y concuerdo con alevs Cecilia nunca fue hipócrita, siempre fue cínica, el que nunca vio taaantas señales de lo rota que se encontraba ella en ese momento fuiste tu, el que busco amor, cariño, construir con una familia fuiste tu y en tu ilusión no viste mas allá de lo que querias ver! Esperaste a que te hartara y te volviera loco para huir de esa situación; no te estoy culpando ni mucho menos solo quiero que veas que así como Cecilia nunca acepto ser mala contigo tu debes aceptar que te aferraste a ella apesar de todo lo que diariamente te hería y eso mi querido Elemental también es una enfermedad y un gran error que espero que poir tu propio bien a ya un año de haber terminado todo esto te encuentres bien. Pero sobre todo que te cuides de no volver a cometer estos errores nuevamente.

    P.D. Se que este blog es solo para las Sonias y aunque ahorita estoy intrigada de Sinia 00 me gustaría también que nos cuentes tu final feliz! Es decir cuando encuentres al fin la persona con la que pasaras el resto de tu vida y eso es para que los que estemos en esa búsqueda no perdamos esperanzas!

    Saluditos desde mi cielo!

  26. q boeno q no se llama maria 🙂
    jajaja apenas aqui voi despues de varios dias de leer el blog , cuanto mas tardare en llegar a sonia13?

    no me queda mas que decir q si qerias q odiara a sonia 4 pues lo as logrado me cae taan mal y me da tanta pena

  27. Hasta ahora no comenté, sin embargo hace días que no paro de leer. Aprovecho este punto de inflexión en el blog para felicitarte por el relato. La verdad resulta adictivo.

    Otra cosa. No se si fue tu intención, pero sacar el nombre completo de Sonia04 me llevó 2 minutos una vez que tiraste el dato.

    Saludos.

  28. “-Ellos no fueron.
    -¿Fuiste vos, entonces?
    -No, tampoco.”

    jojojo
    no le devuelvas nada

  29. Wow… me pasé mas de una semana en la oficina leyendo la historia. Llegué desde la página de LG y me quedé pegado!

    Sonia 04 una reverenda mierda hasta el final. Felizmente no pasó mas tiempo para que te dieras cuenta que estabas metido en medio del infierno…

    Justo hoy antes de llegar a la oficina comentaba como odiaba a Sonia 04… Nada, felicitarte como escritor y como persona…

    Abrazos

  30. Cecilia (sonia04), nunca posteo en este blog?

  31. acabo de leer tu historia. Creo que fallaste al idealizar a una persona que de movida sabías que algo raro entrañaba. Pero te la jugaste, y eso siempre puede disparar para cualquier lado. A mí me pasó algo parecido, aunque nunca llegué a la convivencia…pero era eso de dar, dar y no recibir nada, durante un año y medio. Cuando se dio cuenta ya era tarde, yo ya no quería saber más nada. Que se yo, todo se supera
    Te admiro como escritor, pero más como persona (aunque no te conozco), y eso lograr eso no es poco. Un saludo flaco.

  32. Con lo que conocí de vos me alcanza para varias vidas———-> hajajajajajjaja me mueroooo!

    sinceramente, la mia era una loca, una enfermita, todo bien con los que van al psico, pero… tenia la titular, la suplente, la de pareja… por dios, exceso.

    la pobre chica (para ser sincera: vieja) tenia problemas, si asi estaba a los 38… pobre del proximo, bah, por ahi el padre que parecia macanudo se dio cta y la interno en un lugar para personas como ella.

    y si, si sacaban cuentas, ella te iba a terminar debiendo.

  33. Este comentario lo escribí ayer para otro post pero por razones técnicas no pude postearlo.
    ———————
    “Gracias totales”. ¿Al final sos fan de tu compañero de sala de espera para análisis de sangre? 🙂

    De paso te digo que a mí también, como a otros lectores, me angustió lo que leí. Que a mi también, como a alguna comentadora, me hizo replantearme algunas cosas de mi persona en pareja. Veo algunas cosas parecidas a las que hacía Sonia 04 (especialmente las de nena caprichosa) y me doy un poco de… ¿asco?. Pero es bueno, porque me ayuda a crecer.
    También me pone paranoica: ¿mi marido pensará esas cosas de mí cuando me pruebo ropa, o estoy indecisa, o lo hago usar un trapo para el baño y otro para la cocina, o frunzo el ceño? Y al final me di cuenta de que era la sumatoria de mucho, y el no soportar otras cosas más graves, que hacía que odies cosas como las que mencioné. Y me alivió un poco.
    Ah, y estoy viviendo en Caballito, por lo que conozco casi casi todos los lugares de por acá que ibas mencionando (Apio Verde, el cyber mugroso, el edificio con piso 22, la calle Hortiguera…). Eso me creó un efecto aún más fuerte frente a tus relatos. Supongo que al nombrártelos ahora lo único que te causo es una fea sensación, como de calor en la panza mezclado con ganas de vomitar. Espero que no.
    Esto parece más un mail que un comment.
    Y todo empezó por Gracias Totales. No sé, supongo que descargué algo de lo que fui acumulando al leer sin dejar los comentarios en sus posts correspondientes.

    Voy a seguir leyendo hasta las entradas actuales (no quiero ni espiar), a ver si me contestás algún comment más actualizado.
    ————————-

    Y ahora leo ese nombre. Y me llamo Cecilia. ¡Me mataste!

    Mi marido te lo va a agradecer: no más discriminación de trapos de piso, no más hinchar las pelotas al pedo.
    No sé, igual él me dice que le gusta mi cara de nena caprichosa.
    Pero me hiciste mejorar. 🙂

    Ah, los epílogos estuvieron muy bien.

  34. Increible!!! no me quedan mas palabras que eso… increible lo que fue capaz de hacer esta mujer, increible que lo soportaras, increible que existan hombres capaces de asumir de una forma tan tierna su necesidad de amor.

    Hace dias que estoy leyendo tu blog, hasta ahora no comente porque en realidad se que esto es historia antigua, pero hoy senti la necesidad, no se bien por que, tal vez por el hecho de que al terminar la historia con Sonia04, es como si hubiese terminado de leer una novela y ahora tuviera que hacer una reflexion al respecto.

    De mas esta decir que seguire leyendo hasta ponerme al dia, lo cual estimo me llevara bastante, pero es lindo saber que en estos momentos de ocio en la oficina tengo tu blog para despejarme, hay dias que no puedo dejar de leer, “uno mas y corto” me repito una y otra vez. Y ahora que lo pienso me gustaria mucho leer alguna novela tuya o algun cuento, asi que sera cuestion de ponerme en campaña para conseguirlo.

    Un beso enorme

  35. Me cago en la leche, que se llama igual que yo, no merece ese nombre!

  36. me la jugaba que era cecilia!
    bue… quizas no lo lees ya, pero gracias por las horas y dias de entretenida lectura
    me tomo un break (porq ya hasta soñe con esta historia) y retomare mas lucida
    besos! y exitos

  37. leí todo sonia 4 en pocos dias. por lo del nombre, era obvio q se llamaba así, un nombre con C, apodo con muchas ch, CHechu, seguro. lo tuyo, elemental, un apostolado

  38. Llegó el final. Un cuento de terror apasionante. Hice el camino inverso, de tus cuentos a tu blog. Te felicito. Me quedo con una imagen: pipu…. uffffff

  39. Delicioso. Doloroso llegar al final. Una historia de amor entre tu blog y yo. Gracias. Te amé, te odié, sentí pena de ti, me sentí en tu piel en tantas ocasiones…me diste la oportunidad de mirarme en tus ojos, de ver otras opciones..sí, estoy emocionada, pero no triste, no, infinitamente agradecida porque ésta fuera una necesidad tuya, porque trasformaste tu dolor y tu energía en esta magnífica creación, porque pude y supe disfrutar de ella. Gracias, Elemental, te llevo conmigo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: