Posteado por: Diego Grillo Trubba | 24 abril, 2007

Sonia 04: El dichoso sommier y el maldito lavarropas

Sábado 13 de enero de 2007.

La idea es ir a Juan B. Justo y San Martín. Según Sonia 04, allí están todas las casas fabricantes de camas y sommiers de la Argentina. O al menos eso dice.
Mientras vamos en coche, me llevo una sorpresa. No sé cómo surge el tema, pero surge. Creo que estamos hablando de los acomodos en cargos de la UBA, de cómo me enerva que supuestos progresistas trafiquen cargos y luego se muestren como paladines de la justicia social, cómo me enferma que casi ninguno de los docentes de la carrera de Sociología podría ganar un concurso público para su cargo de no ser por los puntos que les suman los cargos conseguidos sin concurso -es decir, fuera de la ley-, cómo el mundo premia a aquellos que se dedican a hacer contactos y no a aquellos que se preparan o estudian o poseen talento. Creo que la cosa entra por ahí, que Sonia 04 dice, al respecto, que no todo el mundo puede trabajar de cualquier cosa. Coincido, claro, digo que sí. Entonces ella dice que le encntaría dedicarse a eso, a selección de personal para empresas. Ella maneja, tiene los ojos clavados en el tránsito, pero aún así la miro. Primero, porque yo no hablaba de eso. Segundo, porque no puedo creer lo que estoy escuchando.
-¿Vos decís los que hacen los tests de Rorschach, esos? -pregunto.
-Sí, algo así. Pero hay muchas otras formas de evaluar postulantes.
No, no puedo creer lo que estoy escuchando.
-¿No te parece que esa clase de tests son un tanto, cómo decirlo, poco fiables?
-¿Qué querés decir?
-Básicamente, que no miden nada.
-En Estados Unidos los usan y funcionan muy bien.
-¿Vos viste lo que es la racionalidad de un yanqui? Más lineal que el horizonte, mi amor.
-Bueno, pero funcionan.
-¿Funcionan porque dicen algo exacto o porque cuando se factura por hacerlos se termina por cobrar?
-¿Qué querés decir?
-Eso. Además, no me parecen muy éticos. Y, de hecho, la mayoría son ilegales.
-¿Qué?
-Nada, que discriminan. En tanto discriminen por cuestiones no objetivas -estudios, etc.-, están penados por la ley contra la discriminación.
-Acá nadie lo castiga.
-Bueno, Menem está libre, pero eso no significa que sea inocente.
-¿Vos querés decir que hacer selección de personal es ser como Menem?
-¿Vos decís hacer esos tests como los de la película “El método”?
-A mí la película no me gustó.
-A mí me encantó. Muestra cuán bajo puede caer el ser humano. Como al hacer esas pruebas salvajes, por ejemplo, que no tienen otra base que el deseo de alguien que desea ostentar poder ante los desesperados.
Como el de ciertos analistas ante sus pacientes, pienso. Pero no lo digo.
La conversación no continúa. Llegamos a destino.
Mientras bajo del coche, me pregunto cuánto me falta por conocer de Sonia 04.
Me pregunto, sí, con quién me estoy metiendo, con quién estoy a punto de irme a vivir.

Piero. La Cardeuse. Simmons. Paramos en todas y cada una de las casas. Las explicaciones nos marean. Las preguntas de Sonia 04, también. Para peor, también tenemos que averiguar acerca de las colchas, las almohadas, los horarios de entrega, las diferencias de precio entre contado/un pago con tarjeta/cuotas. Ya cuando vi el segundo me siento satisfecho: metro cincuenta de ancho, base de resorte. Sonia 04 no, Sonia 04 arranca de cero en cada uno de los locales a los que entramos. Entramos, también, a uno que no juna ni el loro, donde la última limpieza la hicieron con el aceite que sobró de la resistencia ante las invasiones inglesas, y Sonia 04 escucha con atención. En un momento, pregunto:
-¿Por qué venimos acá?
-Acá vine cuando tuvimos que comprar la cama para irme a vivir con Rafael -dice Sonia 04.
-Ah -digo.
Incluso en esto, sus ex.

Terminamos en La Paternal, y Sonia 04 propone ir a Barrio Norte. Ahora, comparar entre las distintas sucursales de Piero -sí, al final nos decidimos-. Aprovechar, también, para ver lavarropas.
Vamos a Barrio Norte, entonces.

Primero nos detenemos en una mueblería que está en Scalabrini Ortiz entre Santa Fe y Güemes. A media cuadra de donde viví siempre con mi familia. Le digo que es muy buena. Sonia 04 dice que ya lo sabe.
-¿Por?
-Acá también vine con Rafael -dice.
-Ah.

Piero de Scalabrini Ortiz y Santa Fe. Sonia 04 pregunta por el modelo que ya decidimos, el tipo nos informa. Luego, no sé cómo, ella se pone a preguntar por todos los otros modelos que ya descartamos por muy duros, muy blandos, muy caros, muy grandes, muy chicos. Todos. Pasamos al depósito.
No sé si alguna vez fueron a comprar sommier, pero es surrealista. Los vendedores pretenden que uno se arroje sobre los colchones cubiertos de un plástico polvoriento, que uno responda si se siente cómodo en medio de la mugre.
En fin.
El precio de esta sucursal de Piero está muy bien. Digo, entonces, que el tema del sommier ya está resuelto. Sonia 04 dice que podríamos ver también los locales del shopping.

En el Alto Palermo, una vendedora se recuesta junto a nosotros en un mullido, comodísimo sommier que sólo podría pagar un millonario particularmente dadivoso. Desde la vidriera, los paseantes nos miran: una pareja a punto de casarse, deben pensar.

Luego, recorrer Santa Fe hasta Pueyrredón. Hacemos escala en todas y cada una de las zapaterías, tanto a la ida como a la vuelta. Sonia 04 quiere una sandalias negras, pero aparentemente ninguna se adapta a lo que ella había imaginado como diseño. Yo, que soy una bestia, no veo diferencia entre una y otra.

Entramos a Garbarino y a Frávega, por los lavarropas. No tenemos las medidas del lavadero, por lo que es absolutamente al pedo.

Hacemos escala, también, en el 50% de las casas de ropa. En una de las últimas, yo ya estoy a punto de desfallecer, Sonia 04 se prueba un vestido. Le queda bien. Me ofrezco a regalárselo. Ella se detiene. Piensa. Se mete en el probador. Quince minutos con la cortina cerrada, en un momento supongo que se está afanando el vestido. Sale, ya cambiada.
-¿Y?
-No, dejá.
-¿No te gustaba?
-Sí.
-¿Entonces?
-No me convencía.
-¿Y cuál es la diferencia?
-Vos no entendés a las mujeres.
-Yo creo que nunca voy a escribir cómo una mujer se va a comprar ropa -digo.
Salimos del local. Miro al cielo, y le agradezco a Dios -si es que Dios existe- por haberme creado con un pene entre las piernas. Parece que funciona como brújula para simplificar problemas.

Por la noche, en su casa, vemos “Pequeña Miss Sunshine”. Me parece una de las mejores películas que vi en los últimos años. Sonia 04 se queda dormida.

Anuncios

Responses

  1. Bueno bueno, a veces parece que ese pene sólo te sirviera como brújula para meterte con las minas mas desorientadas.
    Ojo!

  2. Luoise,

    el pene apunta tanto al norte como al sur, depende del momento, por eso a veces es complicado de interpretar.

  3. Ojo con las señales. Amé “Pequeña Miss Sunshine” al igual que el novio que tenía en aquel entonces. Como estábamos en el período de las coincidencias, salimos del cine convencidos de que ésa era una prueba mas de que habíamos nacido para estar juntos. Qué insignificante me pareció ese dato meses después, cuando todo se terminó.

    Respecto a lo poco que conocías a Sonia 04, mi abuela decía que no habia que casarse antes de los dos años de noviazgo. Estoy de acuerdo.

  4. Curiosa,

    siempre das en el clavo. No sé cómo te dejé pasar. Tan poco lo sé, que no sé quién sos.

  5. Y yo no sé cómo no insistí.

  6. Curiosa,

    eso sí te lo creo. Seré siempre el que larga, pero jamás me insisten por volver.

  7. ja- ja

  8. Sí, yo ni en pedo me voy a convivir antes del año de noviazgo. A mi novio lo conozco hace más de 10 años, pero igual, antes del año de noviazgo: NO CONVIVENCIA

  9. Louise,

    ¿¿¿¿¿¿10 años de noviazgo?????

  10. Y sí, laburé de vendedora en locales de ropa por aaaaaños. La mayoría (pero no todas, eh!) de las mujeres se prueban, se sacan, se ponen, se quejan, te dan vuelta el local, te piden opinión aunque no te crean nada y se vuelven a quejar para dejarte una montaña de prendas arriba del mostrador con la excusa del “no me convence”.
    Lo que no les convence es su vida.
    Little miss sunshine es, definitivamente, una de las mejores pelis de los últimos tiempos.
    Saludos!

  11. Cel,

    si trabajaste en Caballito, es altamente probable que alguna vez hayas atendido a Sonia 04, y te haya dado vuelta todo. También frecuentaba Belgrano.

  12. che, yo me casé después de 7 meses de noviazgo y…

  13. Antisonia,

    ¿y? ¿cómo sigue? ¿felices? ¿perdices?

  14. No, no. 10 años de conocernos, de noviazgo sólo desde Agosto 2006, por eso te decía que a pesar de conocerlo, antes del año: no convivencia.

  15. Louise,

    entendido.

  16. Che, la verdad… la mina es una loca, pero si vale que te tire una palida a vos.. digo, mmm de que te enamoraste? No es importante la escala de valores? Te juro.. leo tu blog y sin parar, me hice adicta.. y quiero llegar al final de SONIA04. Creo que la unica razon por la que te enamoraste de ella es poruqe tenias ganas de estar de novio… pero la verdad es horrible todo lo que provoco en vos… esa angustia, desesperacion, confusion, siendo tan piola y buen tipo… como te paso asi por encima esta minita?!!!

  17. Rescate ahí con Little Miss Sunshine.

  18. Te leo desde hace poco y no puedo parar!!
    No podia d ejar de comentar e n este trabaje 4 años en paternal y me imagino de que local hablas!!
    beso sos genial!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: