Posteado por: Diego Grillo Trubba | 11 abril, 2007

Sonia 04: El día en que conocí a Gaby (1)

Sábado 23 de diciembre de 2006.

Me despierto. Ayer discutimos con Sonia 04. Las cosas, al final, quedaron en la nebulosa. Me levanto sin siquiera girar hacia ella, sin darle un beso. Camino hasta el comedor en calzoncillos. Cada paso es una odisea. Estoy como si no hubiese dormido en varios días, como si me hubieran cagado a trompadas los chicos de la Doce. Pongo a hervir el agua, más por costumbre que porque lo desee. El fuego calienta, hace calor. Voy hasta la computadora, enciendo el monitor -como tengo el emule andando, la máquina en sí está siempre prendida descargando-, me siento. Me tomo la cabeza.
Rato más tarde, escucho desde el dormitorio:
-Pipu…
Voy hasta la cocina, apago el fuego: el agua hervía hace rato. Voy, sí, hasta el dormitorio. Sonia 04 me ve y comprende enseguida que las cosas no están bien. Me siento a un costado, en el colchón, lo más lejos que puedo de ella. Me quedo en silencio unos segundos, paso las manos por el rostro, y finalmente digo:
-No doy más.
Ella me mira.
-Perdoname, sé que el otro día en lo de Silvina dije que valía la pena intentarlo, que iba a poner lo mejor de mí, pero te juro que no doy más. Cada cosa que intentamos hacer es un problema. Te quiero mucho, te amo diría, pero no puedo seguir así.
-Si me amaras no dirías esto.
-Está bien. No te amo. Como prefieras. Lo que te digo es que no puedo más. Paremos acá. Disculpame, en serio.
Ella me mira, sus labios finos se tuercen. Luego asiente, despacio.
-Está bien -dice.
Voy al comedor, me siento, miro por la ventana. Escucho que ella se levanta, va al baño. No sé cuánto tiempo pasa. Bastante. Cuando sale del baño, en bombacha, se queda de pie en el centro del comedor.
-Pipu -me dice.
Tiene los ojos llenos de lágrimas.
-Perdoname -dice.
-Está todo bien -digo-. No hay nada que perdonar. La cosa no funcionó.
-No, perdoname. Te juro que recién, en el baño, me di cuenta de todo lo que me dijiste ayer. Tenemos que estar más tiempo juntos, solos, tranquilos. No lo había entendido así, pensé que me querías coartar los movimientos, pero recién me di cuenta.
-¿En el baño?
-Cagando -sonríe.
La miro. No sé qué decir.
-No quiero arruinarlo todo -dice-. No quiero perderte.
Me tiende las manos. En bombacha, descalza, me tiende las manos.
Me levanto de la silla.

Las reconciliaciones, por lo general, implican buen sexo. El de hoy es mejor que eso. Sus pies sobre mis hombros, ella grita como si se le fuera la vida. Acabo. Ella, sonriente, se mueve como para que salga. La freno con las manos en su cintura.
-Esperá.
Reinicio. Ella abre los ojos, no lo puede creer. Evidentemente, nos hemos tomado el ritmo. Acabo, grito, y ella me mira maravillada. Se mueve, para salir. La freno de nuevo.
-No sé qué me pasa -sonrío.
Reinicio. Ella empieza a decir te amo y potro. Al finalizar, sí, caigo rendido a un costado, el pecho pura agitación. Ella, cabeza sobre mano, sonrisa que ilumina el cuarto, dice:
-Te amo, Pipu.
Miro sus ojos. Por primera vez, su mirada condice con sus palabras románticas.

Rato más tarde, dice:
-Hoy tengo que ir de Gaby, conseguí un turno.
Asiento.
-Me gustaría que vengas conmigo.
La miro. Dudo.
Digo que sí, claro.

Anuncios

Responses

  1. Uy, Elemental! Me hizo calentar con este post!

  2. Adolfa,

    el lector habitual habrá detectado que en los últimos posts hay una presencia mayor de la pornografía. No es casual: creo que ese componente -viéndolo en retrospectiva- fue lo que hizo que sobreviviese a esta semana nefasta.

  3. yo te iba a decir que no es muy convincente alguien que en un momento te dice que no da más y a los 5′ te está garchando como si viniera el fin del mundo.
    Digo, hablando de contradicciones…

  4. Luisa,

    ¿conocés el dicho de la yunta de bueyes? Bueno, es cierto.

  5. Y bueno, al que le gusta el durazno que se banque la pelusa.
    Digo…

  6. Luisa,

    duraznos, manzanas… me estás matando.

  7. Che….3 sin sacarla ¿no te parece demasiado? Digo, no se te fue un poco la mano? Tomabas barbitúricos para soportar a Sonia04 durante esa semana?

  8. Luisa,

    evidentemente, el tema de si fueron tres o no se ha transformado en un tema de debate. Diré lo siguiente: a) TODO lo que he contado en el blog es cierto; b) no me estoy mandando la parte, al fin y al cabo era la primera vez que sucedía algo semejante con Sonia 04; c) hubo otras ocasiones, posteriores, que omitiré porque no me quieren creer; d) sangre italiana corre por mis venas; e) sí, soy un padrillo; f) el que no me crea, que se joda; g) la que no me crea, sabe mi mail.

  9. “la suerte de la fea”, que le dicen.

  10. Luisa,

    Mis compañeros de oficina se sobresaltaron con la carcajada que me arrancaste.

  11. Sí es cierto, con el componente hot se entiende un poco mejor.

  12. No entiendo: no soy ni egocéntrica, ni caprichosa ni pelotuda ni fea como Sonia 04: ¿por qué mi novio no me hace esas cosas? ¡fuck!

  13. Uff. me ofresco a cumplir las fantasias que tu novio no te cumple 🙂

    pd.: elemental sos un GROSO!

  14. cómo es tu mail?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: