Posteado por: Diego Grillo Trubba | 30 marzo, 2007

Sonia 04: Mar de las Pampas (3) / Las Gaviotas

Lunes 27 de noviembre de 2006.

Nos despertamos temprano. Desayunamos en el deck, y luego empacamos. En verdad, yo lo hago en menos de cinco minutos y Sonia 04 tarda apenas un poco más. Salimos del complejo Lemu, y lo más difícil, para mí, es la imagen de los cinco perros que nos corren tras el coche. Los saludo con la mano.
-A vos te gustan los perros en serio, ¿no? -dice Sonia 04.
-Sí.
-Vos sos un personaje -dice, como quien dice vos estás loco.

Durante un rato, lección de manejo. Las calles de tierra/arena son complicadas, me equivoco varias veces. Sonia 04 me reta sólo en una oportunidad. Al final, el que decide parar soy yo.

Vamos al centro. Primero encaramos la misión de comprarle un regalo a Ornella. No son muchos, los negocios abiertos. En uno de ellos venden remeras y blusas. Cuarenta minutos después de que ingresó al local a elegir una prenda, entro y le digo a Sonia 04 que se apure, que no da estar ahí parado tanto tiempo. Ella me pregunta por una, ni la miro y le digo que está bárbara, que a Ornella le va a encantar. Entonces, descubro con espanto que Sonia 04 acepta que sea esa remera, pero luego gira hacia la vendedora y le dice:
-¿No tendrás otra igual?
La vendedora, una lugareña que se debe estar haciendo unos pocos mangos, la mira sin entender. Yo la miro sin entender. Ante tanta falta de comprensión, Sonia 04 aclara:
-Quiero ver dos iguales, así me llevo la que esté en mejor estado.
-¿Pero esa está mal? -pregunto.
-No, pero necesito compararla con otra.
La vendedora explica que son remeras únicas, artesanales, que no hay dos iguales. Creo que miente, pero creo que hace bien en mentir.
-Qué lástima -dice Sonia 04.
Y salimos sin haber comprado nada.

Entramos, entonces, a otra tienda de regalos. Tienen más o menos lo mismo que vimos en Cariló: gnomos, duendes, esa cosas supuestamente mágicas por las que se le da a la gente cuando viene a descansar y no tiene nada para hacer. Sonia 04 me pregunta por algo, yo ni lo miro y le digo que me parece bárbaro, que a Ornella le va a encantar. Salgo del negocio. Miro a la gente que, relajada, toma algo en un bar. Me pregunto seriamente si Sonia 04 no será una psicótica. Sale del negocio, contenta, me dice que ya eligió, que ya tiene el regalo.
-¿Había dos iguales para comparar? -pregunto, sin saber qué compró.
-Sí, por suerte sí -dice ella.

Antes de subir al coche, le recuerdo a Sonia 04 el biombo que no había podido comprar porque Hernán -el novio que no la quería- no la dejaba. Ahora comprendo el martirio por el que debe haber atravesado ese pobre Cristo, y si bien yo no soporto más el mirar locales, me digo que tengo que establecer diferencias con sus ex parejas. Vamos al negocio donde Sonia 04, más de un año atrás, había visto los biombos con los que quiere decorar su consultorio -y, mientras, me pregunto para qué puede querer un biombo en el consultorio-. La mujer le dice que ya no le quedan, que eso fue hace dos años. Miramos unos cuadros de madera, muy lindos. Muy caros, también. A Sonia 04 le gustan, dice que podría decorar su consultorio con algo así, pero al final nos vamos.
-Al menos lo intentamos, ¿no?
-Sí, Pipu, vos me tenés mucha paciencia.
Es bueno que lo reconozca.

Camino a Las Gaviotas, pasamos delante de un pequeño complejo hotelero. Es lindo, se ubica entre Las Gaviotas y Mar de las Pampas. Sonia 04 quiere detenerse, y lo hace. No sirve de nada que le diga que vamos a llegar tarde a lo de Ornella -lo que implica que saldremos tardísimo hacia Buenos Aires-, ella ya camina hacia el complejo. Saluda a la encargada, pregunta los precios, son económicos. Va a mirar las habitaciones, me dice que la siga. Una vez dentro de la habitación, me pregunta con entusiasmo:
-¿No está bueno?
Yo miro, alelado. Giro hacia ella y pregunto:
-¿Pero no me rompiste las pelotas con que tenía que ser algo rústico? Esto parece un depto de Puerto Madero…
-Pero esto me gusta.
-Ah.
-Si venimos de nuevo, podemos parar acá.
-Puede ser -digo.
Estamos saliendo cuando reparo en algo: su trato con la encargada tiene mucha familiaridad. Mientras caminamos hacia el coche, pregunto.
-¿Con quién viniste, acá?
-Con Hernán.
Camino en silencio. Cuando ambos estamos dentro del coche, digo:
-Yo acá no vengo ni en pedo.

Ornella y su marido, Pablo, me caen muy bien. Nada que ver con Gladiola. Ornella es psiquiatra, no paciente psiquiátrica. Y eso para empezar. Al principio me manejo con cierta timidez, pero a medida que transcurre el almuerzo y los postres hay un momento en que yo tengo más elementos en común con el matrimonio que la propia Sonia 04. Hablamos de Diana Krall, de cine, de política. Sonia 04, muda. En un momento, supongo que para sacar un tema que le permita intervenir, empieza a contarnos a los tres todos los detalles de su Paciente Dadivoso.
-Tengo un nuevo paciente que es interesantísimo, como caso… -arranca.
Luego, entra en los detalles del Paciente Dadivoso. Yo primero miro extrañado, no puedo creer que hable así de un paciente delante de tres personas, dos de las cuales no tienen la más remota idea de psicología. Pero no digo nada, no quiero arruinarle la única posibilidad de hablar que tiene en toda la tarde.

En un momento, surge el tema de Borges y María Kodama, y los derechos de autor sobre obras. Sonia 04 se interesa enseguida.
-¿O sea que si vos te morís yo cobraría derechos de autor?
-Si estamos casados y si, remotamente, yo tengo varios libros publicados para entonces, sí, cobrarías derechos de autor.
-¡Ah, pero entonces no vas a ser tan pobretón!
Ornella me mira, como disculpando a la amiga. Yo le hago un gesto con los párpados de que está todo bien. Sonia 04 es así, estoy aprendiendo.

Hay un momento, de regreso, plena noche, que todo es oscuridad salvo el tablero del Volkswagen. Le pregunto a Sonia 04 si la pasó bien, si convivimos bien.
-Bárbaro, Pipu.
-Te amo -le digo.
-Te quiero mucho.
Bueno, nada es perfecto. Ni siquiera un fin de semana en Mar de las Pampas.

Anuncios

Responses

  1. en las gaviotas el complejo da a la playa blanco medio escalonado con marcos azules?

    si es ese yo pregunte el precio jaja

    es terrible por que es criptica pero transparente a la vez la mina

    osea lo que tiene que decir no lo dice y lo que se tiene que guardar se le re nota

  2. Finalmente me puse al día.

    No dejo de sorprenderme, es como un barril sin fondo.

    Relamente te mereces el monumento, aunque no termino de decidirme cual debería ser la leyenda de la placa

  3. Fede,

    en efecto, es ése.

    Trantando,

    welcome back.
    cuando pienses en una placa, por favor avisame. Te cuento que tu comentario acerca de cerrar puertas me dejó pensando, mucho, hasta fue tema de terapia. Gracias, en serio.

  4. es obsesiva compulsiva o qué coño?
    eso de comparar las dos remeras……….

  5. Creo que es qué coño.

  6. Quiero ver dos iguales, así me llevo la que esté en mejor estado.

    Ahí, justo ahí, no escuchaste a las sirenas sonando a todo lo que dan???

  7. Clara tiene toda la razón con las sirenas pero bueno. Evidentemente estaban en mute desde el inicio.

    Aviso con la placa.
    De nada por el comentario si ayudo (y sino también), lo único que me preocupa es que haya terminado en terapia.

  8. Clara,

    las sirenas, tal como sagazmente señala trantando, estaban en mute. Pero tranquila: peor hubiese sido que no se encendiesen nunca…

    Trantando,

    siempre me hacés reír y pensar. Eterno muy bien 10 felicitado.
    y espero con ansiedad el texto de la lápida.

  9. Los huevos que le ponés a la relación son increíbles, en serio. Sin ganas de estar en pareja creo que es imposible mantener algo así (me agota de sólo leerlo, te juro), por más que con el tiempo, por más diferencias que uno tenga, el cariño sostiene lo insostenible.
    Es como esos amigos con los que uno ya no tiene muchas cosas en común, pero los conocés hace 15 años y ya los querés, cuesta mandarlos a la mierda.
    Admirable, en serio.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: