Posteado por: Diego Grillo Trubba | 26 marzo, 2007

Sonia 04: En Mendoza (2)

Jueves 9 de noviembre de 2006.

El martes yo había escrito:

Mi querida Sonia 04,
Martes a la tarde. Mientras escribo esto, supongo, estás atendiendo en Lanús. Y luego, calculo, vendrás para casa. Si todo sale según lo que calculo, verás este mail -si la internet de tu casa- recién mañana miércoles, quizás a la tarde. No te lo puedo mandar desde Mendoza por el archivo adjunto, que es un regalo que quería hacerte por estos dos meses juntos, así que establezco una regla: sólo podrás leer el archivo a partir de las 0 horas del jueves 9 o, si lo preferís, de las 24 horas del miércoles 8. Hasta entonces, aguantate. Hasta entonces, deberé esperar a que te guste. Te mando un beso, te quiero mucho.

Y ella, respetando las reglas, responde:

dos meses mi amor !!!!! Feliz mesario !!! Ya sabés que no soy muy buena en esto de la escritura y más dirigiéndome a un letrado de tal calibre, calidad borgiana (sic). Palabras mayores. Mi amor quiero que sepas que estoy feliz de haberte conocido. Sos un ser maravilloso y me encanta imaginar que vamos a estar juntos y compartir tantos momentos…aunque sean “escenas amorosas”. Yo también espero al amor y por qué no al amor en mayúsculas. Al amor digno, sano. Y algo me dice que con vos puede ser posible, a pesar de los miedos. Te quiero mucho. Un beso enorme.
La pipu

Desde que nos conocimos, Sonia 04 reproduce el mismo mecanismo: te quiero, pero no sé. Digo, si envía un mail de agradecimiento por un regalo, por un mesario, ¿es necesario mencionar “a pesar de los miedos”? No importa, me digo en un locutorio en la recóndita localidad de Rodeo del Medio.
Cuando salgo, sonrío.

Hablamos por la noche. Sonia 04 está en lo de su abu, y quiere saber con quién voy a cenar. Le explico que con Manganetti, me pregunta dónde. Lo informo. No me joden esas preguntas: siempre digo que, además de ser fiel, hay que parecerlo, así la pareja no sufre. Me pide que la llame cuando regrese al hotel. Lo hago. Le digo que la quiero, que yo no tengo miedos, le brindo toda la confianza que está a mi alcance, y ella agradece. Me promete que irá a Aeroparque a buscarme, y nos despedimos con un beso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: