Posteado por: Diego Grillo Trubba | 14 marzo, 2007

Sonia 04: Abrazos, llamados, nervios

Martes 10 de octubre de 2006.

El día es complicado. Por un lado, me cuesta entender la calma con que Sonia 04 se toma la operación de la hermana. Siento -como con todo lo que se relaciona con ella- que muestra una dureza que por debajo tiene que esconder algo más, que detrás hay una mujer frágil que necesita ser protegida, a la que le cuesta aceptar esa protección porque: a) Rafael era muy frío, racional; b) Edgardo era casado; c) Hernán no la quería. Viene baqueteada, por así decirlo, y tengo que armarme de paciencia. Lo que veo por detrás de esa máscara más dura que la de Jim Carrey me gusta, hay momentos en que me conecto con su mirar, hay algo más. Tiene que haberlo.

A la mañana nos despedimos con un beso, dormí en su casa. Me tengo que ir quince minutos antes de que llegue su primer paciente, y al despedirme le recuerdo que llame a la hermana, que hoy vaya al hospital.
-Tengo pacientes hasta muy tarde -dice.
Tiene que haber algo detrás, me repito. Algo más. No sé qué, pero algo más.

Hablamos al mediodía. Me dice que anuló a los últimos pacientes, que va a pasar por el hospital a acompañar a su madre -sic-. Suspiro, al menos anuló a los pacientes, quizás lo que desea es ocultar sus miedos a lo que pueda pasar con la hermana. Le pregunto si la llamó, me dice que sí, y por primera vez desde que nos conocemos siento que me escuchó.

Noche. La operación se retrasa. Me ofrecí a acompañarla al hospital, estar junto a ella, pero se negó: va a ir directo desde el consultorio de Lanús y, además, la madre no quiere que nadie se entere. Si se enterase la gente, en la fantasía de la madre, podría enterarse por accidente la abuela. Estoy nervioso, quizás más que Sonia 04. Sé lo que significa la enfermedad, y los riesgos que implica. Ella no sé.
A eso de las 9 y media, cuando ya terminé de preparar mi bolso para el viaje de mañana, recibo un mensaje. Salió todo bien, dice, en un rato voy para allá.

Llega a eso de las once. La abrazo, pero ella se mantiene dura. Me cuenta los pormenores, al final su cuñado no fue a la carrera y sí al hospital, cuando la llevaron desde el quirófano a la habitación la hermana estaba inconsciente.
-Parecía muerta -dice Sonia 04.
Y entonces sí, llora.
La abrazo, se deja abrazar.
-Va a salir todo bien -le digo, aunque no tengo la más remota idea. Lo único que sé, al abrazarla, es que hay otra Sonia 04 tras la que ella presenta, dura, bestial. Hay otra, y es a ella a quien deseo, a quien quiero conquistar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: