Posteado por: Diego Grillo Trubba | 23 febrero, 2007

Sonia 04: En el aire, sin aire

Lunes. Volver al trabajo, sonrisa de oreja a oreja. En el bondi, mensajito de texto: “ayer la pasé bárbaro, que tengas un lindo día”.
Cuando llegan mis compañeros de oficina, no necesito decir nada. Ellos también sonríen, preguntan por el fin de semana. Y digo una soberana estupidez (por lo que sobrevendrá horas más tarde): “me parece que estoy de novio”.
Sobre el mediodía, mensaje de Sonia 04: “yo también la pasé muy bien, beso”. ¿Cómo que la pasó “muy bien”? ¿Si yo puse “bárbaro”, evidentemente “muy bien” es un escalón por debajo. Dos orgasmos = un escalón por debajo.
Se lo comento a mis compañeros, el Flaco dice que estoy loco. “Ya sé”, digo.
A la noche, la llamo para corroborar lo del miércoles, la cena en casa, mi futuro desempeño como chef. Atiende, saluda, pregunta cómo estuvo todo, le cuento que pensé en ella (error, error, es mujer y no se le deben decir esas cosas, siento las luces amarillas que iluminan el comedor), me cuenta que atendió pacientes todo el día, le pregunto por el miércoles, me dice que le parece que mejor no.
Me dice, no sé si leyeron, que le parece que mejor no. No dice que tiene otra cosa que hacer, no inventa una excusa digna para el abatido por el cachetazo del no. No. Dice que le parece mejor no.
Me quedo en silencio.
-Siento que esto va muy rápido -dice ella.
Me quedo en silencio.
-Me siento ahogada -dice ella.
Esbozo algo como que creí que estaba todo bien, pero creo que no alcanza a ser una frase coherente. De todas formas, si es psicóloga (no psicoanalista, recalcó) va a entender.
-Elemental, está todo bien. Pero me siento ahogada.
Si está todo bien, ¿cómo es que se siente ahogada? No, no está todo bien. Ella insiste.
-En serio, está todo bien. Me siento ahogada, que me falta el aire.
El sábado nos acostamos, el domingo ella me propuso vernos, y cuando la llamo para confirmar horario de algo que ella ya había aceptado, esto. ESTO.
No hablo mucho.
-No te pongas mal. Está todo bien -dice, y parece un juego de palabras berretón.
No hablamos mucho más.
-Igual el fin de semana podemos vernos, supongo -dice ella.
Hablamos poco más. Al cortar, mientras voy hacia la cama, me siento un objeto sexual. Un bidet, para ser más precisos.

Anuncios

Responses

  1. ¿Cómo se sobrevive 5 meses a esa conversación?

    Discresonia

  2. Che, Elemental, otra cosita, su mera condición de psicóloga le exige más presición a la hora de describir sus estados ¿no?, “me siento ahogada” es bajo, bajo. Y además, de bajísimo rendimiento.

    Discresonia

  3. Discresonia (x 2),

    la supervivencia de las relaciones es, según he aprendido, un misterio. Supongo que el hecho de una larga abstinencia previa nos hace más tolerantes y, sí, cinco meses es suficiente tolerancia para esa clase de conversación, por más abstinencia que haya habido antes.
    una cosita: es “precisión”.
    en verdad, creo que su descripción de estado se debió a economía de recursos; un dato que olvidé mencionar en el post en el que fui por primera vez a su casa, fue que había sólo unos quince libros, entre los que resaltaba un manual de cocina riojana.
    no entendí lo de bajísimo rendimiento, si pudieras ser más clara…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: