Posteado por: Diego Grillo Trubba | 18 septiembre, 2006

Palabra del Libanés

Me levanto temprano. Abro el MSN, pero sólo para releer los chats con Sonia 03. Busco frases que sirvieran de pista a lo que iba a suceder, pero no. El problema soy yo. Yo soy El Problema.

Le mando un mensaje de texto al Libanés. ¿Venis a almorzar? Si está dormido, pienso, lo recibirá cuando despierte y encienda el celular. Enseguida, teléfono. ¿Sonia 03? El Libanés.

-Voy, boludo. Me despertaste.

El Libanés deja el celular encendido aunque duerma, parece. Él es así. Pregunta si pasó algo grave, digo que sí. Dice que claro que viene a comer.

Mediodía. Explicar la cita con Sonia 03 es una daga en el corazón. En verdad, no entiendo qué es una daga, es el arma que utilizaban en Sandokan, pero bueno, no creo que a esta altura la utilicen ni siquiera los miembros de Al Qaeda. Y el corazón… Lo que me duele es el alma, la autoestima.

-El problema -digo, para redondear mientras el Libanés continúa comiendo pizza de provolone- soy yo. Yo soy El Problema.
-Es verdad -dice, y me sorprende.
Uno llama a un amigo, le cuenta que hizo algo malo, pero es sólo una excusa para escuchar que uno no estuvo tan mal. No para esto. Abro la boca, estoy a punto de decir algo, cuando recuerdo que el Libanés empezó a psicoanalizarse hace poco y entonces ubica toda la responsabilidad en sí mismo; está en una etapa yoica, diría La Trotamundos. Quizás, sospecho, el Libanés sea paciente de Sonia 03.
-Saliste con Sonia 01 y no la besaste. Salís con esta y en lugar de mandarla a la reputísima madre que la parió te quedás mudo.
-¿Viste cuando se dice que algo fue un diálogo de sordos? Bueno, mi cita con Sonia 03 fue un diálogo de mudos -digo, por aportar algo de ingenio.
El Libanés hace caso omiso del chiste.
-Elemental -dice, y ya expliqué lo que significa un diálogo encabezado por un nombre-, tu problema es que las respetás demasiado.
Vuelvo a preguntarme con quién se analizará el Libanés. No con mi psicoanalista, seguro.
-Vos cada tanto tenés que tocar una teta, pegar un grito. Y no lo hacés.
Para eso escribo, recuerdo. Estoy por contarle que abrí el blog, pero al final me quedo callado.
-Las minas no están para respetarlas -insiste el Libanés.
-¿Y entonces para qué están? -pregunto.
-Y yo qué carajo sé.

Anuncios

Responses

  1. ese y yo que carajo se es fundamental!!!
    y lo de no respetarlas tambien
    uno se tiene que lavar la cabeza
    y hacer como george en ese capitulo que piensa que si todo el sentisdo comun que tuvo en su vida estaba mal entonces lo opuesto esta bien
    (obviamente le empieza a ir genial en la vida)

  2. Recién hoy descubrí este blog y me leí, de atrás para adelante (tipo Irreversible,) toda la historia con la chica Sonia 03. Perdoná que alimente tu culpa, pero debo decirte: no sos el único problema, pero sos UN PROBLEMA. La tildás de loca desde el primer mail que te escribió, se bardearon millones de veces, así que la única conclusión que saco es esta: le diste cita para mandarla al carajo. No está mal, pero ahora no andes culposo, aceptá que sucedió lo que querías que sucediera y bancate las consecuencias: que ahora quieras otra cosa y descubras que el tiempo no se puede volver atrás. Si yo hubiese empezado a leer tu blog cronológicamente, jamás hubiese entendido cómo decidieron encontrarse. Las pistas de que iba a terminar mal estaban en todos lados. ¿Sabés por qué creo que le gusta inventar palabras? Porque hay una generación, la de los que se acercan a los 40, que hablan para el orto, les quedó esa cosa ochentosa de lo novedoso. Lo sé por experiencia propia: un nabo de 38 (con el que salíamos) que cada vez que nos cruzábamos por msm me inventaba alguna palabra creyendo que así yo iba a comprender mejor lo que me estaba tratando de decir. En fin, esto es lo que creo: el quilombo te gusta, gozás de eso. Pero tengo esta duda: si despues de gozar del quilombo te viene la culpa, ¿no será porque el goce del quilombo es una forma heredada, familiar, quizás? Yo me pelié hace unos meses con mi último novio y le rajé la cara a la mitad de un arañazo. Al otro día me sentía muy mal, como que tenía derecho de hacerlo pero igual tenía culpa y le pedí perdón. Cuando le contaba a mis amigas lo del arañazo, pero que después le había pedido disculpas, me sentía algo débil, un poco pelotuda. Hasta que descubrí que la que fajaba en mi familia (y seguramente le habrá dado algún sopapo a mi papá) era mi mamá. La psi me preguntó: “¿y qué hacía tu mamá después de pegarte?, ¿te pedía perdón?”. Y yo me di cuenta de que no, de que jamás me pidió perdón. Entonces me fui más aliviada, porque comprendí que la violencia no es innata a mí, que es una forma que heredé de mi mamá pero que no va conmigo, y por eso le pedí perdón a mi novio (ex), aunque no entendiera porqué. En fin, un comentario algo largo que me ha ayudado a ordenar mis ideas. Gracias por el espacio. Ah, no quiero dejar de aclarar esto: sos UN PROBLEMA, estuviste mal con la chica (que seguramente te estaba poniendo a prueba, viendo cuánto podía confiar en vos, en que te bancaras su raye/ralle -aunque confieso que la imaginaba veinteañera como yo, no una boludaza de 39 años que pide que no la miren a la cara-, y vos no le diste una sola chance de que se relajara porque ni siquiera te gustaron los ñoquis -¡ñoquis, che! Los ñoquis son iguales en todos lados, ¿cuán raros pueden ser para que, seguramente, hayas comido tres ñoquis con cara de orto? Pasaste los 30, te habrás metido en la boca cosas peores… Y cuando intentó relajarse en el bar te habrás dicho: esta es la mía, hija de puta, te mando al carajo. Y todas las felicitaciones que te dieron los de los comments por el desenlace de tu cita sólo me recuerdan a un programa de MTV que se llama “Next”, y que los candidatos felicitan al pibe que eligió la chica pero que finalmente él rechazó a cambio de un dinero: no, nena, prefiero llevarme los 30 dólares antes que tener otra cita con vos. El pibe vuelve con los amigotes a una camioneta y se abrazan entre todos, se felicitan, se chocan las palmas. Y una dice: la chica era pelotuda, sí, pero vos para qué carajo te metiste ahí, ¿pensaste que en una de esas ibas a conocer al amor de tu vida?-), pero me caes muy simpático. Y no es una declaración de amor, aunque me gustaría saber cómo carajo se llama tu novela. Para leerla, claro.

    Saludos,

    Sol en escorpio Luna en virgo Mercurio en escorpio y Ascendente en aries.

    P.D.: ¿Por casualidad te estás diciendo… “esta es una loca!!!”? Te estarás diciendo: esta es una loca.

  3. ¿Quéeeeeeeee?

    Me parece que la chica que me antecede en el comentarismo, da con el perfil perfecto para convertirse en una Sonia

  4. hoy anonymous está muy locuaz.

    anonymous 1, George Costanza siempre tiene razón, aunque esté equivocado.

    anonymous 2, ¿te parece que cambie de analista?

    anonymous 3, imposible que se convierta en una Sonia: ella rasguña y yo estoy anticoagulado, podría ser un baño de sangre y, para peor, MI sangre.

  5. Pensalo así: dijiste que la elegiste porque te queda a dos cuadras de tu casa. Entonces: ¿no será que ese/a analista te queda demasiado cómodo? Quizás hay cosas que no te estás preguntando… Por ejemplo: ¿usted no siente que es un poco misógino y por eso le va mal con las mujeres y siempre elije las del tipo “Sonia”? Hay casos de misóginos que me dan mucha bronca. Pero en tu caso me da ternura porque intuyo que no sos misógino por ideología sino por un nudo mucho más profundo, cercano a Freud. Vos lo dijiste: la madre. No la conozco, pero seguro que es una hija de puta y tiene la culpa de todo. Con una madre así, yo en tu lugar también sería una reverenda misógina de mierda.

    Esto de ser anónimo es buenísimo: cómo me gusta putear!

    Espero q te haya servido mi consejo, y perdón si manché la memoria de tu madre.

    Sol en escorpio.-

  6. Sol en Escorpio,

    ¿te parece entonces que cambie de analista y asesine a mi madre?

  7. Vos me comprendés perfectamente!

    Sol en escorpio.

  8. Ahora entiendo lo bien que estuve en dejar de ir al psicólogo

    jacobo en plutón

  9. Sol en Escorpio, no, nadie las entiende.

    Jacobo en Plutón, si al menos pudiese seguir tu ejemplo…

  10. jacobo: estás cagado. Plutón dejó de ser un planeta y te quedaste sin regente, el que, encima, rige la sexualidad. Ahora empiezan los problemas. Si entrás en algún episodio serial de eyaculación precoz ya sabés porqué es: por el garca de Plutón, vos no te hagas cargo. Pero te recomendaría que retomaras el psicólogo con urgencia. Esto se pondrá peor.

    Elemental: ¿qué cosa nadie las entiende?, ¿a mí?, ¿a tu madre?, ¿ o la de Jacobo?

    Sol en escorpio.

  11. Sol en Escorpio,

    nadie entiende nada, pero no se lo digas. A nadie, se entiende.

  12. Sol en Escorpio no entiende nada porque leyó el blog al revés. El Libanés tiene un poco de razón, sin embargo…

  13. Sabiduría del oriente medio.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: